Duhalde pidió "ayuda y comprensión" al G-8

Carta al primer ministro canadiense
Carta al primer ministro canadiense
(0)
27 de junio de 2002  

WASHINGTON (De nuestro corresponsal).- El presidente Eduardo Duhalde pidió ayer a los jefes de Estado del Grupo de los 8 (G-7 más Rusia) comprensión y respaldo para encontrar una solución a la grave crisis por la que atraviesa el país, y sostuvo que no podrá instrumentar un plan sustentable sin el apoyo internacional.

Los presidentes de los países más poderosos del mundo, que controlan las decisiones que adopta el Fondo Monetario Internacional, están reunidos desde ayer en Canadá. En la villa de Kananaskis están, entre otros, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush; los primeros ministros de Inglaterra, Tony Blair, y de Japón, Junichiro Koizumi, y el presidente español y titular de la Unión Europea, José María Aznar. Integran el G-8 Canadá, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Japón y Rusia.

En una carta dirigida al primer ministro canadiense, Jean Chrétien, Duhalde señaló que la Argentina está haciendo "grandes esfuerzos para solucionar los problemas más acuciantes y poder restaurar el funcionamiento de su sistema productivo", y destacó que el ministro de Economía está trabajando con el FMI "para acordar un programa económico que restablezca la confianza de los inversores y permita avizorar una salida a esta crisis". Agregó que Lavagna mantendrá encuentros en Washington con las autoridades del FMI "con la esperanza de encontrar un campo común de coincidencias". La crisis del sistema financiero "se ha convertido en la principal dificultad para lograr la formulación de un programa económico sustentable", sostuvo Duhalde.

El jefe de Estado señaló que la Argentina sabe que necesita de un sistema financiero fuerte y que en esta coyuntura mundial "se requiere del apoyo internacional para aventar las dudas, trabajar en pos de la estabilidad de los flujos financieros y garantizar igualdad de oportunidades y libre acceso a los mercados de nuestros productos". Duhalde sostuvo que el deterioro económico, que derivó en el abandono de la convertibilidad "para evitar la pérdida total de reservas", tuvo repercusiones sociales "devastadoras" para la población. "La pobreza y la indigencia han alcanzado niveles extremadamente elevados y el índice de desocupación se encuentra en una tasa socialmente intolerable", señaló.

Por último, pidió "encarecidamente" la atención de la cumbre sobre los problemas de la Argentina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.