Dujovne evitó dar un pronóstico sobre la inflación, pero dijo que bajará en los próximos meses

Fuente: LA NACION - Crédito: Rafael Mathus Ruiz
(0)
14 de marzo de 2019  • 15:41

WASHINGTON.- Nicolás Dujovne dijo que la economía ha comenzado una "recuperación gradual, muy lenta", que este año dejará una mejora en el empleo y que la tasa de inflación va a ser mucho más baja en los próximos meses, aunque se negó, pese a que se le preguntó cinco veces, a dar su pronóstico sobre la suba de precios para todo el año. Sólo dijo que será más baja que en 2018.

"La inflación está bajando lentamente desde el pico que tuvo en el mes de septiembre. Está yendo a niveles más bajos. Indudablemente, la inflación de 2019 va a ser más baja que la del año 2018. Todavía estamos digiriendo el traspaso a precios de la depreciación del tipo de cambio del año pasado", indicó el jefe del Palacio de Hacienda, en una entrevista con LA NACION, Clarín e Infobae.

"A partir de mayo, junio, pensamos que vamos a ver tasas de inflación bastante más bajas", indicó el jefe del Palacio de Hacienda, horas antes de que se conociera el dato de febrero, que arrojó una suba de precios del 3,8%, más alta de lo prevista.

-Cual es el pronóstico de inflación para este año

-No tenemos un pronóstico de inflación. Usamos...

-Ministro, en el presupuesto hay un pronóstico.

-En el presupuesto se utiliza un pronóstico de inflación que es el que forma parte del cálculo de ingresos y gastos para el año, porque hay ingresos y gastos vinculados a la inflación. La recaudación está vinculada a la nominalidad de la economía, y hay gastos que están indexados a la inflación con rezagos, por lo tanto hay que incluir un pronóstico.

-Se lo pregunto de otra manera, ¿cuál cree que será la inflación este año?

-No, no hacemos pronóstico de inflación. Estamos convencidos de que va a ser más baja que el año pasado, pero no hacemos pronósticos sobre la tasa de inflación. Solamente lo hacemos cuando enviamos el proyecto de ley de presupuesto al Congreso todos los años.

-Pero el Fondo va a dar una nueva cifra de inflación. ¿Ustedes no van a decir que inflación ven este año?

-En primer lugar, si hay alguien tendría que dar un pronóstico, es el Banco Central, si quisiera hacerlo. Nosotros, como Ministerio de Hacienda, hacemos un pronóstico de inflación cuando enviamos el proyecto de ley al Congreso.

-¿No lo van a actualizar?

-Obviamente, cuando enviemos el proyecto de ley de presupuesto, vamos a actualizar nuestro pronóstico de inflación.

-¿Y cuánto cree que puede dar?

-Veremos en septiembre.

-¿Tiene sentido ajustar tarifas cuando eso empuja la inflación?

-No hay otro camino. Ya probamos el camino de la magia de congelar las tarifas, y era un camino que nos llevaba a un apagón indefinido como el que vemos en Venezuela.

-Pero es la principal preocupación de mucha gente...

-Los argentinos tenemos que comprender que los servicios públicos alguien los paga. Si no son los consumidores con sus facturas, los pagarán con impuestos o con emisión monetaria. Y me parece que es más eficiente que se paguen mediante las tarifas, donde además podemos enfocar la ayuda en quienes más lo necesitan con la tarifa social. Durante el kirchnerismo destruimos la matriz energética de la Argentina. No podemos desentendernos del problema, por más que sea costoso. Los consumidores sólo pagaban el 8% de la electricidad y el 20% del gas. Por ese camino, la Argentina estaba destruyendo su producción de electricidad, de gas, de petróleo. El precio en dólares probablemente pueda bajar en los próximos años gracias a la política energética que estamos llevando.

-¿La gente puede empezar a pagar el gas más barato?

-Estoy convencido de que la Argentina va a lograr reducir sus costos de su energía gracias al fenomenal aumento de la oferta que vamos a lograr gracias a las políticas que estamos llevando adelante.

-¿Pero la gente va a ver eso en su factura de gas?

-Indudablemente. Es un proceso que va a llevar tiempo

-¿Tocó piso la economía?

-Pensamos que sí. Monitoreamos un número grande de indicadores, y pensamos que el piso en términos de actividad lo vimos entre fines de noviembre, principios de diciembre, y a partir de ahí ha empezado una gradual recuperación, muy lenta. Tiene que ver, por un lado, con una ligera mejora en los salarios reales. Y, por otro lado, con un sector exportador que este año va a crecer a niveles de doble dígito por primera vez desde 2011. La Argentina destruyó sus exportaciones en el período del cepo, cuando cayeron un 35 por ciento en cuatro años, un homicidio macroeconómico que perpetró la administración anterior. Y gracias al proceso de reformas que se empezó a implementar a partir de diciembre de 2015, las exportaciones empezaron a recuperarse gradualmente. Este es el cuarto año seguido de crecimiento, y este año a tasas de dos dígitos.

-¿Cuándo se va a recuperar el empleo?

-El empleo tuvo una caída el año pasado después de un 2017 donde se creó muchísimo empleo en la Argentina. Por la recesión de 2018, el desempleo cayó. Hay un rezago con respecto a la recuperación de la economía. Pensamos que va a demorar unos meses esa recuperación, pero que a lo largo del año vamos a ver creación de empleo.

-Economistas de la oposición hablan de una herencia macrista peor a la kirchnerista, ¿es así?

-Creemos que es totalmente equivocado. En todos los aspectos de la economía estamos mejor que en 2015. No hay ningún sector de la economía donde estemos peor que en 2015.

-La inflación del año pasado fue la más alta desde 1991.

-Bueno, para empezar, afortunadamente ahora tenemos datos de la inflación. Durante el kirchnerismo no había inflación porque no se reporteaba, no teníamos estadísticas. Ahora, no es comparable la inflación en un gobierno que la barría abajo de la alfombra, con cepo, congelando las tarifas, consumiendo todas las reservas del Banco Central, que un gobierno que está llevando adelante una política macroeconómica sana que permite erradicar la inflación sobre bases permanentes, no sobre bases transitorias. Es decir, el kirchnerismo lo que hizo fue generar inflación, barrerla abajo de la alfombra, y en mucha medida los problemas de inflación que tenemos hoy es la herencia de tarifas congeladas, consumirse las reservas. Este es un gobierno que tuvo que reconocer los problemas que acumulamos durante el kirchnerismo.

-¿Y el aumento de la deuda? Es una crítica que se le hace al Gobierno.

-La deuda es el mecanismo que se utilizar para financiar el déficit. También cuando hablamos de deuda estamos pagando el precio de la herencia kirchnerista en términos del déficit fiscal que nos dejaron. El kirchnerismo nos dejó un déficit consolidado de ocho puntos del PBI entre nación y provincias. Estamos bajando a tres puntos este año después del pago de intereses. La deuda que hemos tenido que emitir durante estos años es producto del déficit que nos dejó el kirchnerismo. Hay que mirar la película completa. La economía no es una foto, es una película. La película kirchnerista nos llevaba a Venezuela, y la película que proponemos nosotros nos lleva a parecernos a los países que hicieron sus reformas hace 20 años y prosperaron.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.