Economía busca la defensa del déficit cero

Se lo pidió a De la Rúa y a los ministros
Se lo pidió a De la Rúa y a los ministros
Martín Dinatale
(0)
30 de agosto de 2001  

La receta fue simple y llegó en forma de queja: cumplir a rajatabla con la ley de déficit cero. Afrontar todos los recortes que tengan que hacer algunos ministerios. Y defender el proyecto de ley de presupuesto nacional de 2002 en forma conjunta.

Este es el mensaje que el ministro de Economía, Domingo Cavallo, y su equipo de trabajo habrían deslizado al presidente Fernando de la Rúa y a algunos miembros del gabinete nacional en los últimos días. Ello ocurrió luego de las muestras de irritación o reparo que expusieron varios ministros y legisladores aliancistas a la hora de analizar eventuales recortes en el borrador de presupuesto del año próximo.

Pero el malestar de Cavallo no terminaría allí. El titular de Economía habría sostenido que el proyecto de presupuesto deberá ser defendido en el Congreso por "todo" el Gobierno y que su cartera no está dispuesta a asumir la totalidad del costo político de un ajuste en el presupuesto 2002.

"El reglamento de la Cámara baja dice que el proyecto de presupuesto debe ser presentado al Congreso por el ministro o un funcionario del ministerio competente", disparó ayer a LA NACION el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Raúl Baglini (UCR-Mendoza).

No obstante, el secretario de Hacienda, Jorge Baldrich, uno de los hombres de mayor confianza de Cavallo, se opondría a la idea de concurrir a la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja para presentar este proyecto de ley. A cambio, el Ministerio de Economía delegaría esa función en la Jefatura de Gabinete.

En el caso de que el jefe de los ministros, Chrystian Colombo, no acepte la idea de presentar en el Congreso el proyecto de presupuesto, los funcionarios de Economía tienen preparada una excusa: durante todo el gobierno de Yrigoyen el presupuesto se envió al Parlamento en un sobre cerrado o por telegrama, se atajan.

La idea de Cavallo de cumplir con el déficit cero, aunque ello implique una inevitable poda en áreas presupuestarias sensibles, es compartida por De la Rúa. En última instancia es el jefe del Estado quien decidirá cómo se remitirá este proyecto.

Según confiaron a LA NACION fuentes inobjetables de la cartera de Economía, las quejas de Cavallo surgieron luego de que al menos tres ministros, varios secretarios de Estado y legisladores de la Alianza expresaron reparos a eventuales recortes presupuestarios.

Ejemplos de resistencia

Algunos ejemplos de los funcionarios que expresaron cierta resistencia a instrumentar ajustes son: el ministro del Interior, Ramón Mestre; el titular de la cartera de Desarrollo Social, Juan Pablo Cafiero, y el ministro de Educación, Andrés Delich.

Tanto Mestre como el secretario de Provincias del Ministerio del Interior, René Bonetto, pidieron a De la Rúa que no se elimine para el año próximo la partida de 150 millones de pesos de Aportes del Tesoro Nacional (ATN).

"Hemos advertido al Presidente que el Gobierno debe cumplir con la ley de coparticipación que prevé una partida de ATN en el presupuesto nacional para remitir a las provincias", confirmó Bonetto a LA NACION.

A su vez, el ministro de Educación desoyó las advertencias expuestas por Economía, que se inclinaron por eliminar el fondo de incentivo docente para el año próximo, y giró a Cavallo un proyecto de presupuesto de 2002, donde prevé repetir la partida de 600 millones de pesos para la mejora salarial de los maestros.

Por otra parte, Cafiero dijo que "será muy difícil" atender la situación de crisis social que vive el país si se recortan partidas de programas de asistencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.