De qué manera influyen en los negocios el riesgo y la incertidumbre

Crédito: Mariano Enriquez
Santiago Bulat
(0)
21 de febrero de 2021  • 00:00

1 Riesgo e incertidumbre. Si buscamos en el diccionario, la palabra riesgo alude a la posibilidad de someterse a un posible daño. La incertidumbre, por su parte, no implica necesariamente un juicio de valor o una calificación de posibles resultados de algo futuro. En el ámbito económico la distinción entre ambas palabras es más clara. El economista Frank Hyneman Knight estableció la diferencia hace 100 años: el riesgo está cuando hay eventos futuros que tienen una probabilidad medible, mientras que la incertidumbre aparece cuando la probabilidad de ocurrencia es indefinible o incalculable.

2 Probabilidades. Supongamos que, en un juego, tenemos que tirar una moneda al aire. Si sacamos cara ganaremos $100 y si sacamos seca no ganaremos nada. No sabemos si saldrá cara o seca cuando la moneda caiga al piso, pero sí sabemos que tengo 50% de chances de llevarme $100 y 50% de chances de llevarme $0. Estas probabilidades me permiten cuantificar el riesgo y asignarle un valor esperado al juego y es que, en promedio, podré ganar $50, pese a que nunca será $50 el resultado, porque o se gana o se pierde. Tomamos el riesgo de ganar o perder, a sabiendas de cuál es la posibilidad de ocurrencia de cada escenario. Cuando uno se refiere a la incertidumbre, la capacidad de asignar probabilidades es nula y los resultados pueden ser múltiples, ya sea por falta de experiencia pasada o porque es imposible proyectarla. Por ejemplo, el caso de una catástrofe natural (¡o una pandemia!) que, si bien ocurrió aisladamente, es casi imposible asignarle un valor de ocurrencia realista.

3 Error de tipo 1 y 2. Este esquema, desarrollado en la teoría estadística, sistematiza los elementos relevantes de las decisiones tomadas bajo incertidumbre. Existe el error de tipo 1, que consiste en rechazar nuestra hipótesis cuando fuera verdadera. El error de tipo 2 aparece cuando aceptamos nuestra hipótesis siendo, en realidad, falsa. Por ejemplo, si una heladería decide hacer una campaña de marketing durante el verano y sus ventas ascienden notablemente en esos meses, podría decirse que la campaña publicitaria fue efectiva. Sin embargo, no estaríamos teniendo en cuenta que en verano las temperaturas llegan hasta 40 grados y eso genera un impulso en la demanda, lo que podría estar haciéndonos entrar en un error de tipo 2.

4 Negocios. Hacer negocios de largo plazo en contextos de alta incertidumbre es algo muy difícil de concretar. Cualquier inversor puede decidir qué nivel de riesgo está dispuesto a tomar, para lograr cierta rentabilidad asociada: si busco altos beneficios, estaré dispuesto a tomar elevados riesgos, y viceversa. Es, por ejemplo, el caso de una empresa dedicada a la plantación de un cultivo exportable, que evaluará los costos asociados a su maquinaria, a los empleados con sus aportes, a los insumos, a los impuestos, etcétera. Su riesgo medible, según el historial, podría ser que suceda una sequía, que se rompan las máquinas o que baje el precio internacional y la ganancia se achique hasta que los resultados den negativos. Pero será un hecho no medible ni cuantificable una decisión de aumentar los impuestos o de cerrar las fronteras hacia donde se pensaba exportar. Esta incertidumbre, de haber estado asociada, lo hubiera llevado a no tomar la decisión de producir, mientras que el riesgo permite producir porque la ganancia está asociada a los riesgos medibles previamente.

5 Reglas de juego. Reducir la incertidumbre es algo deseable, dejando lugar solo a los riesgos. Esto se logra con políticas económicas globales y de largo plazo, o con acuerdos entre el gobierno y algunos inversores, para aislar su emprendimiento de la incertidumbre general. Lo primero debe ser siempre bienvenido, mientras que lo segundo, no necesariamente, porque, en el mejor de los casos, se trata de una redistribución de los costos de la incertidumbre, a favor de unos y en contra de otros.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.