Economía del conurbano. Los números del territorio que fue clave para el triunfo de Alberto Fernández

Economía del conurbano. Los números del territorio que fue clave para el triunfo de Alberto Fernández
Economía del conurbano. Los números del territorio que fue clave para el triunfo de Alberto Fernández
Delfina Torres Cabreros
(0)
4 de noviembre de 2019  • 11:12

La de Alberto Fernández fue una victoria fabricada en el conurbano bonaerense. De los dos millones de votos con que el candidato del Frente de Todos aventajó a Mauricio Macri en todo el país, más de un millón y medio provinieron de la geografía del Gran Buenos Aires, donde la crisis económica y el deterioro de las condiciones de vida acentuaron, en el último tiempo, la tradicional tendencia al voto peronista.

En el conurbano bonaerense más de 500.000 personas se convirtieron en nuevos pobres solo en la primera mitad de este año, según el Indec. El índice de pobreza oficial de la zona pasó de 31,9%, en el primer semestre de 2018, a 39,8% en el mismo período de este año y quedó cuatro puntos porcentuales por encima del promedio nacional y 25,5 puntos por arriba de la Ciudad de Buenos Aires.

Alberto Fernández le ganó a Mauricio Macri por poco más de 2 millones de votos, de los cuales 1,5 millones fueron en el Gran Buenos Aires
Alberto Fernández le ganó a Mauricio Macri por poco más de 2 millones de votos, de los cuales 1,5 millones fueron en el Gran Buenos Aires

Ya en marzo pasado el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (ODSA-UCA) detectó un "deterioro de las condiciones de vida" en el país acelerado desde 2016 y concentrado principalmente en el conurbano bonaerense. "Eso obedece a años de una merma muy importante de los ingresos reales de los hogares, explicada por el aumento de la inflación y la caída no solo del empleo registrado, sino también el empeoramiento de las condiciones de los empleos de menor calidad y la menor cantidad de changas", apuntó Juan Ignacio Bonfiglio, investigador del ODSA-UCA. "Los que eran pobres son más pobres ahora", agregó.

Para Santiago López Medrano, ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires, "lo que más impactó en los ingresos fue la devaluación, que generó un deterioro muy fuerte a partir de mediados de 2018". Sin embargo, destacó que el gobierno provincial buscó "acompañar el escenario con una serie de refuerzos en las ayudas sociales".

"Puede que el sector más golpeado sea el medio bajo -dijo-, que a veces no tiene acceso a programas sociales, pero destina gran parte de sus ingresos a los alimentos".

López Medrano, que fue el candidato a intendente de San Martín por Juntos por el Cambio en las elecciones pasadas, donde fue reelecto el kirchnerista Gabriel Katopodis, aseguró que el conurbano tiene un núcleo duro de pobreza en torno al 25% y otra franja de personas que es la primera en caer cuando hay crisis y la primera en "salir a flote" cuando mejora la economía. "Pero la medición por ingresos es un indicador limitado. Si se tiene una mirada multicausal y se realiza un índice de progreso social (IPS) se puede valorar también la seguridad, la infraestructura, las condiciones ambientales y ver el impacto de algunas políticas públicas", precisó.

El ministro López Medrano señaló una alta incidencia de la economía informal en el conurbano
El ministro López Medrano señaló una alta incidencia de la economía informal en el conurbano Fuente: LA NACION

A nivel de empleo, el ministro destacó la alta incidencia de la economía informal en el conurbano, lo que genera que muchos trabajadores reciban directamente el impacto de la crisis al no contar con "una red de contención".

Según los últimos datos del Indec, la desocupación en el conurbano es de 11,9%, más de un punto por encima que el promedio nacional y la más alta de todas las grandes regiones medidas por el organismo estadístico. Pero el número definitivo para ver de cerca la situación del empleo en el Gran Buenos Aires es el del empleo industrial, sector en el que -según registros de la UIA- desde 2015 se perdieron casi 145.000 puestos registrados.

Empleo atado a la industria y al consumo interno

Si se mirara un mapa de parques industriales del país, el conurbano mostraría una una aglomeración de puntos. Según Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), del parque Industrial Plátanos y vicepresidente de la Unión Industrial de Berazategui, en la provincia de Bueno Aires están radicadas más de la mitad de las pymes del país. "De las 85.000 que hay, alrededor de 50.000 están en la provincia de Buenos Aires, que generan más de medio millón de puestos de trabajo. Por eso nos pega tanto que en el último año hayan cerrado alrededor de 1950 pequeñas y medianas firmas en todo el país", apuntó.

De acuerdi a Rosato el mejor momento para la industria del conurbano fue, en el pasado reciente, el período del 2004 al 2009. "Las empresas invertían y había una demanda que hacía que las compañías crezcan", aseguró. Pero la crisis internacional de 2009 generó una contracción en el sector que marcó el inicio de la debacle. "La caída se disparó con el aumento de las tarifas de los servicios a fines de 2015 y la devaluación de abril de 2018", aseguró.

La economía del conurbano bonaerense está atada a la suerte de una industria abocada a satisfacer el mercado interno
La economía del conurbano bonaerense está atada a la suerte de una industria abocada a satisfacer el mercado interno Fuente: LA NACION

Los costos se dispararon y eso, sumado a la depresión de la demanda, los dejó "fuera del mercado". Incluso generó, según Rosato, que algunos empresarios industriales se reconviertan en importadores. "Muchos fabricantes de muebles, por ejemplo, dejaron de producir y se dedicaron a importar. Un importador con una computadora y dos personas vende lo mismo y gana más que alguien que tiene 30 personas fabricando acá", dijo.

"Al conurbano le va como le va a la industria", coincidió Pablo Chena, doctor en Economía e investigador del Conicet. Según su mirada, el deterioro de la zona se relaciona con lo que el gobierno de Mauricio Macri propuso como política económica: la inserción en las cadenas productivas globales. Según explicó, eso significó un fuerte impulso a las actividades agroexportadoras, mineras y energéticas, que necesitaron utilizar precios globales para poder insertarse. Es decir, dolarizar buena parte de la actividad productiva.

"Eso tiene efectos positivos en esos sectores productivos, pero en el conurbano pegó de manera negativa en todos sentidos, porque su actividad productiva es una industria pequeña y mediana de poca competitividad, que vive del consumo interno", apuntó Chena. "Las familias vieron dolarizada su canasta de consumo (alimentos, energía, combustible), pero mantuvieron sus ingresos en pesos y no pudieron financiarse con deuda a una tasa razonable, como ocurrió en otros países de la región. No hubo ningún amortiguador y eso hizo que todo detone mucho más rápido", agregó.

Golpe de precios para todos los sectores

Según los registros del Indec, la canasta básica aumentó en el Gran Buenos Aires 53,6% entre septiembre de este año y el mismo mes de 2019. En cambio, el Índice Barrial de Precios (IBP) que realiza el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci, que pertenece a la organización piquetera Barrios de Pie) en 350 comercios de cercanía de 20 distritos del conurbano bonaerense, indica que las canastas que marcan el límite de la indigencia y la pobreza aumentaron 48% el mismo período.

"Lo más significativo es que de ese porcentaje, un 35% se incrementó durante este año y casi un 11% en los últimos dos meses como consecuencia de la devaluación post PASO", dijo Isaac Rudnik, director del Isepci.

Sin embargo, el golpe del aumento de los precios no cayó solamente sobre los más desfavorecidos. "En los sectores medios de La Matanza afectó mucho la suba de los servicios, de la prepaga y de la matrícula de los colegios privados. Creo que eso explica el aumento del voto peronista sobre todo en el primer cordón, porque en el segundo y el tercer cordón -Laferrere, Rafael Castillo, Isidro Casanova- es habitual", consideró Miguel Saredi, que fue candidato a intendente de La Matanza por Cambiemos en 2015 y se presentó en estas elecciones como candidato a vicegobernador en la lista de Consenso Federal.

El aumento de tarifas de los servicios fue un golpe para industrias y familias
El aumento de tarifas de los servicios fue un golpe para industrias y familias

El dirigente del bastión número uno del peronismo (en La Matanza, Fernández cosechó el 64,4% de los votos) sostuvo que la suba del transporte también fue un golpe definitivo. "La Matanza es un 'partido dormitorio' donde mucha gente trabaja en la capital como servicio doméstico, albañiles y usa mucho la SUBE", añadió.

Saredi dijo que el año pasado votó la ley de emergencia tarifaria propuesta por el gobierno de Verónica Magario, aunque era concejal de Cambiemos, porque "era evidente que la gente no podía pagar", y explicó uno de los motivos que lo llevó a alejarse del partido que lidera Mauricio Macri y que señala como causa de su magra cosecha de votos en la zona.

"En la provincia existe todavía el militante barrial que es el que, cuando no está el Estado presente, te ayuda a gestionar la pensión, te acompaña al vacunatorio. En Cambiemos hablan de 'punteros' y de eso podés pensar bien o mal, pero en algunos lugares son los únicos que están cerca", sostuvo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.