Suscriptor digital

Ecos favorables en las empresas

Destacan el fin de la incertidumbre; no se avanzó en los otros temas pendientes.
(0)
25 de marzo de 2000  

La firma del acuerdo automotor generó entusiasmo entre los fabricantes de autos, de piezas y entre los trabajadores.

Creen que al conocer las automotrices las reglas de juego podrán planificar sus inversiones y dar trabajo.

El presidente de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes, Ricardo D´Amato, dijo que el acuerdo es "esperanzador", porque "permitirá generar más trabajo para el autopartismo".

José Pinheiro Neto, titular de la cámara que nuclea a las automotrices brasileñas, confió que él mismo había llamado a la secretaria de Industria argentina, Débora Giorgi, para felicitarla.

El ministro de la Producción de la provincia de Córdoba, Juan Schiaretti, dijo que el acuerdo "da tranquilidad"; y el titular del sindicato de mecánicos de Córdoba, Omar Dragún, dijo que el nuevo régimen daba una buena protección a la industria local.

En tanto, en la última jornada de negociaciones por el Mercosur no se pudo definir el mecanismo para solucionar los conflictos comerciales pendientes.

Sin plazo para solucionar los conflictos pendientes

Los conflictos sectoriales pendientes entre la Argentina y Brasil aún no tienen plazo de resolución, aunque el Gobierno confía en que algunos de esos casos se puedan solucionar con acuerdos entre las empresas privadas. El último día de negociaciones se fue sin pena ni gloria. Si anteayer no se hubiese firmado el acuerdo automotor, hoy se podría estar hablando de un nuevo fracaso.

No hubo ayer ninguna definición concreta acerca del sistema de "paraguas" que propone la Argentina para evitar que la decena de sectores con conflictos comerciales empañe el relanzamiento del Mercosur. La satisfacción que provocó en las empresas el acuerdo automotor logró distender el clima, y los pocos anuncios de ayer no trajeron reacciones negativas.

Durante la mañana, el secretario de Finanzas, Daniel Marx, abrió las discusiones, con el objetivo de avanzar en la agenda para la coordinación de políticas macroeconómicas en el bloque regional.

El anuncio de que se había decidido comenzar a armonizar los indicadores económicos fue el último intento de la administración Menem para revitalizar el Mercosur, pero la crisis comercial impidió que se progresara.

Al finalizar la reunión de ayer, el vicecanciller, Horacio Chighizola, explicó que en los próximos meses se avanzará en la armonización de estadísticas y, según el funcionario, antes de fin de año estarían definidas las metas macroeconómicas que los cuatro países del bloque deberán respetar.

Otro de los puntos que se discutieron ayer fue la creación de un tribunal de solución de controversias permanente. "El objetivo es que los países del bloque, tras un fallo del tribunal del Mercosur, no podamos recurrir a una instancia superior", dijo Chighizola.

El máximo negociador brasileño, José Botafogo Gonçalves, aseguró que Brasil "está dispuesto a analizar la propuesta del tribunal permanente".

Sectores

Botafogo Gonçalves fue ambiguo a la hora de definir el sistema de "paraguas". "El mejor modelo es el acuerdo automotor que firmamos ayer (por el jueves), en el que se contempla la situación estructural y coyuntural de cada industria. Un sistema que traiga mayor competitividad en el largo plazo, no una simple restricción al comercio. La administración de comercio es un retroceso frente al libre comercio", dijo Botafogo Gonçalves. Así, volvió a dejar en claro que Brasil no aceptará incluir aranceles u otro tipo de medidas restrictivas en el comercio bilateral.

Ante una pregunta de la prensa, los funcionarios debieron explicar que el hecho de que se tomara el acuerdo automotor como modelo no significaba que las negociaciones fueran a llevar dos años, como sucedió en el caso de la industria automotriz.

La primera semana de abril se desarrollará en Buenos Aires una reunión del Grupo Mercado Común, integrado por técnicos de los cuatro países. Allí continuarán las discusiones por los denominados "sectores sensibles".

El canciller, Adalberto Rodríguez Giavarini, realizó una sorpresiva aparición en medio de la conferencia de prensa de Chighizola y Botafogo Gonçalves.

Sólo felicitó a los dos negociadores y dijo: "Esta es una oportunidad trascendental para refirmar el Mercosur. Quiero transmitir la satisfacción del presidente Fernando de la Rúa por la firma del acuerdo automotor, y esto muestra la convicción que tenemos en el éxito del Mercosur y de que el camino estratégico de expansión y crecimiento es a través del Mercosur", afirmó.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?