Preocupación por la recesión. EE.UU. aguarda una nueva jugada de Alan Greenspan