Inesperado. EE.UU.: la confianza del consumidor, en baja