EE.UU. relanza su plande unión con el Mercosur

Se acordó en Washington una nueva ronda de negociaciones
Se acordó en Washington una nueva ronda de negociaciones
(0)
22 de agosto de 2001  

WASHINGTON (De nuestra corresponsal).- Los encargados de las negociaciones comerciales de los cuatro países fundadores del Mercosur se reunirán dentro de algunas semanas con el representante de los Estados Unidos, Robert Zoellick, para lanzar las conversaciones bajo el formato "4+1", según anticiparon anoche fuentes diplomáticas.

El viceministro de Economía, Daniel Marx, anunció anoche que el nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sería complementado, para expandir las posibilidades de crecimiento de la economía argentina, con una iniciativa a nivel comercial entre el Mercosur y los Estados Unidos.

En tanto, pudo saberse que las negociaciones para alcanzar el formato 4+1 comenzarán de inmediato: entre el 30 del actual y el 1° del mes próximo se desarrollará la Conferencia de México. Luego, las gestiones seguirán entre el 3 y el 5 del mes próximo, en Punta del Este, a donde concurrirá Zoellick, que estuvo íntimamente involucrado en estas negociaciones.

Marx leyó un párrafo de un borrador de una declaración que tenía previsto hacer el Departamento del Tesoro, pero que hasta el cierre de esta edición no había sido difundida.

El párrafo que destacó Marx indicaba que la Oficina del Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR, en su sigla en inglés) había aceptado la propuesta del Mercosur para iniciar conversaciones.

La propuesta surgió de la última reunión de presidentes del Mercosur (que integran la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay), como una iniciativa para fortalecer al bloque frente a las iniciativas de acuerdos bilaterales que lanzó Estados Unidos con Chile.

La Argentina había sido sondeada, pero según reveló el canciller Adalberto Rodríguez Giavarini, contestó que no estaba dispuesta a romper con el Mercosur. El bloque tiene una claúsula por la cual los cuatro miembros plenos se comprometen a sólo conducir negociaciones comerciales en conjunto.

La administración Bush había prometido obtener en sus primeros meses de gestión el "fast track" (la autorización del Congreso para negociar acuerdos comerciales que los legisladores no pueden modificar, sólo aprobar o rechazar en su conjunto)

De esa manera, le daría impulso a la Asociación de Libre Comercio de las Américas (ALCA), la zona de libre comercio para el hemisferio que era su principal pieza de política exterior para la región.

Pero la administración Bush, que perdió la mayoría en el Senado, no pudo en los siete meses que lleva de mandato, movilizar el "fast track". Y sin la venia del Congreso de los Estados Unidos, países como Brasil se niegan a avanzar en negociar acuerdos que luego pueden ser modificados.

Por esa razón, el anuncio sobre el inicio de las conversaciones bajo el esquema "4+1" era considerado anoche más bien como un gesto político para reinstalar en la agenda con los Estados Unidos un elemento positivo, sobre todo, después de las tensiones que provocaron las declaraciones del secretario Paul O´ Neill, que comparó a la Argentina con Uganda y Pakistán.

Para O’Neill, “es un paso importante”

  • WASHINGTON.- “Doy la bienvenida al acuerdo entre la Argentina y la gerencia del FMI. Este es un paso importante mientras continuamos trabajando hacia una solución sustentable de largo plazo para los problemas económicos de la Argentina”, expresó anoche, mediante un comunicado, el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Paul O’Neill. Además, destacó que una parte del programa se dedicará a asistir a “un canje de deuda voluntario para ayudar a que la situación fiscal de la Argentina sea más sostenible”.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.