El ajuste en Brasil causa más incertidumbre