Ayer, otro récord histórico. El alza del crudo complica el pacto petrolero