El aumento del euro beneficia a las exportaciones argentinas

Los productos locales compiten mejor con los europeos en todos los mercados
(0)
15 de mayo de 2003  

La revalorización del euro de los últimos meses favorece las exportaciones argentinas a la Unión Europea (UE), pero también las ventas en los mercados donde los productos locales compiten con los europeos, según empresarios del sector. Tampoco se puede esperar un salto significativo de los envíos a la UE, que han pasado a representar el 21% de los totales, igual que lo vendido al resto del Mercosur.

"Las exportaciones argentinas a Europa están en franco incremento y lo cierto es que la apreciación del euro nos da mayores ventajas porque las compras de esos países a la Argentina resultan más baratas", reconoció el director ejecutivo de la Fundación Export.Ar, Marcelo Elizondo.

El titular de la Cámara de Exportadores de la República Argentina (CERA), Enrique Mantilla, consideró que el país se beneficia en los mercados donde compite con los productos europeos, y citó el ejemplo del sector de maquinarias y autopartes en América latina, donde las exportaciones comunitarias resultan más costosas por la sobrevaluación del euro.

La moneda europea, adoptada ya por 12 países de la UE, subirá mucho más de lo que pensaban algunos pronosticadores hace unos meses o semanas, según las nuevas predicciones. El descenso del 8,7% del dólar frente al euro desde el 21 de marzo pasado tornó caducos los vaticinios para los próximos doce meses.

Algunos expertos advierten que el dólar puede bajar a un nivel inédito desde mediados de los años noventa. El euro cotizó ayer a US$ 1,15 y hasta el pronóstico más elevado para la divisa europea, a US$ 1,23, parece demasiado bajo.

"Comparado con 2001, el panorama es mejor para los exportadores al Viejo Continente", admitió Mantilla. No obstante, afirmó que la falta de financiamiento y el control de cambios juegan en contra de las oportunidades de negocios.

"Básicamente, la Argentina exporta alimentos a Europa", reconoció Elizondo, pese a los subsidios a su producción y las cuotas a la importación que impone la UE. Entre esas mercaderías figuran carnes, oleaginosas, aceites comestibles, pescados, frutas, cereales, pieles, cueros y preparados de animales. La Argentina también necesita abrir más el mercado europeo. En ese sentido, la UE y el Mercosur intercambiarán mañana los pedidos de mejora de las ofertas de liberalización del comercio de bienes que presentaron en marzo pasado, según diplomáticos sudamericanos en Bruselas.

Pedidos detallados

El Mercosur, que busca que la UE amplíe su oferta de apertura a las exportaciones agrícolas, hará "pedidos detallados" sobre las importaciones a las que Europa pretende mantener con cuotas para que no compitan con los suyos. Entre ellas aparecen carnes, cereales, azúcar, arroz, aceite de oliva, leche y sus derivados y tabaco.

La UE, por ahora, sólo admite ampliar esas cuotas y otorgar aranceles preferenciales para los productos sudamericanos. El Mercosur, en una propuesta de consenso entre los cuatro socios, pedirá que los quince países europeos eliminen los aranceles a la agroindustria en un plazo de cero a 10 años, al igual que con el resto de los artículos.

Las ventas agroindustriales del Mercosur a la UE suponen 3600 millones de euros anuales. Para la Argentina representan el 15% de las exportaciones totales a ese bloque, frente al 29% de Uruguay, el 3% de Brasil y el 3,2% de Paraguay. Un diplomático sudamericano reconoció que las cifras pueden "crear una falsa impresión de insignificancia", pero eso se explica por las dificultades para acceder a Europa.

Los dos bloques intercambiarán con retraso, la semana próxima, las ofertas para negociar la liberalización de los servicios, las compras gubernamentales y las inversiones. Estos temas resultan de interés de la UE y generan rechazo en Brasil, según una alta fuente del Palacio San Martín. Son las mismas cuestiones que plantea Estados Unidos sobre la futura Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

Las partes negociarán sobre estas ofertas del 23 al 27 del mes próximo en Asunción, durante la décima ronda de trabajos iniciados en 2000. En aquel año también habían comenzado las negociaciones entre la UE y Chile, que desembocaron en un tratado en noviembre pasado.

El ALCA también se debate. El canciller brasileño, Celso Amorim, propondrá el 27 del actual en su país al representante comercial de Estados Unidos, Robert Zoellick, que se avance hacia el acuerdo comercial 4+1, entre el Mercosur y la superpotencia, como paso previo al ALCA.

Brasil abandonó su reticencia a esta opción pregonada la semana pasada por el vicecanciller, Martín Redrado, y el presidente uruguayo, Jorge Batlle, que el lunes pasado visitó a su par Luiz Inacio Lula da Silva. Así lo admitió el subsecretario general de Brasil para América del Sur, Luiz Felipe Macedo Soares.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.