El avance de las reformas mejoró la expectativa de los inversores