El Banco Central Europeo mantiene su tasa en un mínimo histórico del 1%