El Banco Mundial aprobaría fondos para la Argentina "si el cielo se aclara un poco"

David de Ferranti, vicepresidente para América latina del organismo, señaló que es preciso que el Gobierno clarifique su situación macroeconómica
(0)
19 de diciembre de 2001  • 18:22

WASHINGTON.- El Banco Mundial (BM) estaría dispuesto a aprobar más dinero para la Argentina "si el cielo se aclara un poco", pero de momento mantiene en suspenso sus préstamos de ajuste para el país, dijo hoy un alto cargo de ese organismo.

David de Ferranti, vicepresidente del BM para América latina, señaló que es preciso que el Gobierno argentino clarifique su situación macroeconómica y admitió que el escaso temor a un contagio hacia las economías latinoamericanas vecinas ha podido retraer a las instituciones multilaterales para decidir más préstamos.

"Somos realistas: si hubiera un mayor riesgo de un contagio masivo, todo el mundo miraría con mucho cuidado todas las opciones, incluido ese enfoque ligeramente diferente", apuntó De Ferranti, quien consideró "una buena noticia" que los mercados diferencien y observen con optimismo las situaciones de Brasil y México, por ejemplo.

El vicepresidente del BM dijo que esta institución no va a participar como garante en una operación de canje de la deuda argentina.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantiene en suspenso su programa con Argentina, debido a que el país no podrá cumplir con las metas fiscales, lo que ha provocado que retrase la entrega de un préstamo de 1260 millones de dólares y lo que también afecta a los créditos de otras instituciones.

El Banco Mundial retiene dos préstamos de ajuste para la Argentina por un total de 650 millones de dólares. El calendario prevé que dos tramos, que suman 300 millones de dólares, sean aprobados por su Directorio en febrero, lo que difícilmente ocurrirá si no está en marcha entonces el programa con el FMI.

De Ferranti señaló que "estamos esperando a que el FMI tome una decisión y a que el Gobierno argentino tome una decisión" y, aunque evitó utilizar el término "congelados", admitió que con casi total seguridad esos préstamos de ajuste no serán aprobados sin el refrendo del Fondo al programa macroeconómico con Argentina.

Sin embargo, informó de que se mantienen los créditos de inversión para la Argentina, un país para el que el BM tiene todavía comprometidos un total de 2500 millones de dólares, entre préstamos de ajuste y de inversión.

"Sobre nuevos préstamos, no se aprobarán si el país no ha hecho sus deberes o si no existe una situación clara", reconoció el vicepresidente del BM en una comparecencia ante un reducido grupo de periodistas.

Sin embargo, De Ferranti aseguró que el Directorio del Banco Mundial siente "preocupación", pero sobre todo "simpatía" y "reconocimiento de los problemas" de la Argentina, y apuntó que este organismo está "dispuesto" a aprobar nuevos créditos "si el cielo se aclara un poco".

Pero aclaró que no podría suponer mucho dinero, porque el "techo" de cualquier país en el BM es de 13.500 millones de dólares y ya se han aprobado 9500 millones, y además esta institución es renuente a acordar todo el límite para una nación.

"La cantidad no está determinada pero no sería mucho", manifestó De Ferranti, para quien las cifras que pueden comprometer las instituciones financieras no supondrían un gran cambio para un país que debe más de 132.000 millones de dólares.

"El FMI ha ido ya bastante lejos...y las soluciones a los problemas no deben estar en elevadas asistencias", opinó el vicepresidente del Banco Mundial.

David de Ferranti insistió en varias ocasiones en que las autoridades argentinas deben mejorar el sistema fiscal y cumplir con las condiciones impuestas por el BM en sus préstamos, aunque reconoció que "no han tenido mucho tiempo".

Sobre si será posible que el país mantenga el régimen de convertibilidad, algo que es objeto de un encendido debate en estos momentos de crisis, el vicepresidente del Banco Mundial no quiso entrar en la cuestión, pero dijo que, por lo general, es preciso tener en cuenta los deseos de la población de un país.

"No se puede intentar llevar a un país en una dirección que no es aprobada por la población", señaló.

Existe una creciente especulación de que el FMI está presionando a Argentina para que se aparte del régimen de convertibilidad, por el que el cambio del peso es equivalente a un dólar estadounidense desde 1991.

El martes, el economista jefe del Fondo Monetario, Kenneth Rogoff, dijo que "no es sostenible" la actual política fiscal en Argentina y el tipo de cambio, pero fuentes de esa institución han señalado que esas declaraciones no suponen un cambio con respecto a la posición de este organismo.

Fuente: EFE

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.