El Banco Mundial criticó la alta financiaciación de los países en desarrollo a los EE.UU.