El Banco Privado aceptó la oferta de compra que le hizo el Macro

La venta se concretaría antes del 24 de febrero próximo, luego del proceso de due dilligence
(0)
29 de diciembre de 2009  

Con el objetivo de expandir su cartera de tarjetas de crédito y de ampliar su llegada al segmento de clientes particulares premium, el Banco Macro formalizó su oferta por el 100% de las acciones del Banco Privado de Inversiones (BPI). Según se informó ayer oficialmente, la entidad controlada por la familia Estrada aceptó la propuesta del banco presidido por Jorge Brito.

En una nota dirigida a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Luis Cerolini, director del Macro, informó que ahora comenzará un proceso de due dilligence "que debería culminar con la firma del contrato de compraventa antes del día 24 de febrero de 2010". Ese contrato deberá ser sometido a la aprobación del Banco Central (BCRA). Luego se producirá el cambio de autoridades, se aclaró.

Ambas partes mantuvieron el hermetismo respecto del monto involucrado en la operación. "Hasta que no se firme el contrato, no vamos a hablar", fue la respuesta de los voceros del BPI.

En 2004, el Macro había estado muy cerca de quedarse con el 51% del paquete accionario del BPI a cambio de 25 millones de pesos, pero las tratativas se frustraron. Ayer, una versión no confirmada por los bancos involucrados en la operación indicaba que la cifra convenida por el total del paquete accionario ascendería a más de 25 millones de dólares.

El banco que dirige Brito (presidente a su vez de Adeba, la asociación de bancos privados de capital nacional) ocupa el quinto puesto en el ranking por depósitos (16.169 millones de pesos en agosto) y el cuarto en préstamos (9926 millones), según datos del Banco Central. Es el segundo en patrimonio neto (3049 millones de pesos) y también el segundo en cantidad de sucursales (416 en todo el país).

Sin embargo, apenas 36 de esas sucursales están repartidas en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, por lo que en el Macro destacaban ayer la importancia de sumar las dos sedes del BPI en la Capital (además de la cartera de clientes con predominio porteño).

Pero el gran activo que obtendrá el Macro cuando se concrete la operación serán las más de 460.000 tarjetas emitidas por el Banco Privado (dato de junio último, según el BCRA). Elevarán en casi un 70% el actual stock de tarjetas del Macro y le permitirán ser uno de los cinco bancos con más de un millón de tarjetas de crédito activas, junto con el Santander, el Francés, el Provincia y el Galicia.

Segmento premium

En el Macro también destacaron la gran cantidad de tarjetas Visa y Mastercard de tipo gold emitidas por el BPI. "Son tarjetahabientes de nivel ABC1", explicaron, en referencia al objetivo de reforzar el segmento de clientes premium de una entidad más enfocada a los segmentos masivo y corporativo.

El Banco Privado comenzó a operar en el sistema financiero local en 1993. Sus accionistas son Alejandro Manuel Estrada, Alejandro Carlos Estrada y Raúl Fernández. Pese a contar con sólo dos sucursales, su operatoria logró afianzarse con éxito en el negocio de la comercialización de las tarjetas de crédito.

La premisa del BPI es alentar que sus clientes realicen la mayoría de sus trámites por cajeros automáticos e Internet gratuitamente, sin pago de comisiones. Para ello dispone de ejecutivos de cuentas y de inversión que atiendan personalmente o bien a través de Internet a sus clientes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.