El BCRA apura al FMI para subir la emisión

Pretende adquirir más reservas mientras haya condiciones favorables
(0)
5 de mayo de 2003  

El Banco Central intentará convencer hoy al Fondo Monetario Internacional (FMI) de la necesidad de subir el nivel de emisión monetaria sin demoras para poder comprar más dólares e incrementar así las reservas mientras la economía exhiba señales positivas. El presidente del BCRA, Alfonso Prat-Gay, recibirá a la misión encabezada por John Dodsworth e integrada, entre otros, por el experto en asuntos bancarios David Holschire.

La discusión de la nueva meta de la base monetaria ampliada y de los capitales mínimos para las entidades del sistema financiero estará sobre la mesa de trabajo. La delegación del Fondo se encuentra en el país desde la semana pasada y ya mantuvo dos encuentros con Prat-Gay y con el vicepresidente del BCRA, Pedro Lacoste, el miércoles y el viernes pasados.

Tras haber revisado las metas fiscales del primer trimestre con el secretario de Hacienda, Jorge Sarghini, se espera que el ministro Roberto Lavagna reciba a los técnicos del organismo para sellar la segunda revisión del miniacuerdo que concluye en agosto. En la última reunión con el Fondo Monetario los funcionarios del BCRA dejaron en claro que hay que tomar muy en cuenta el timing para permitir un aumento de la emisión monetaria.

Caída del dólar, sin freno

La intención de las autoridades monetarias es expandir en unos 6000 millones de pesos la base actual hasta fines de año.

A pesar de la estrategia de intervenir en el mercado, el Central no logra frenar la continua caída del dólar, y una ampliación de la base monetaria podría ayudar a contrarrestar esta apreciación del peso. "Con esta inflación tan baja y el nivel actual de tasas es el momento adecuado para comprar más reservas", indicó ayer a LA NACION una calificada fuente del BCRA.

Según la fuente, "hay pocas razones para no expandirse en estos momentos" que se registran indicadores positivos para la economía. La máxima aspiración del tándem Prat-Gay-Lacoste es sumar reservas "para cuando se revierta el ciclo".

Con US$ 11.098 millones en las reservas, frente a los 9400 millones registrados a fines de septiembre de 2002, el BCRA pretende sumar fondos en condiciones favorables antes de que el próximo gobierno deba encarar el difícil proceso de renegociación con sus acreedores.

La expansión del "colchón" de reservas internacionales no convence demasiado al FMI, que teme un abrupto efecto inflacionario que el Gobierno descarta. Prat-Gay ha dejado en claro que aunque se aumentara el nivel de emisión en $ 6000 millones la inflación del 10 por ciento anual que se proyecta actualmente no se desbocaría.

"En ningún caso generará más de tres puntos de inflación, indicador que seguiría por debajo del 13 por ciento anual, casi la mitad de lo fijado en el presupuesto", sostuvo en su momento el titular del Central. En esta sintonía, el ex presidente del Banco Central Javier González Fraga dijo anoche a LA NACION que el aumento de la emisión "no es peligroso de ninguna manera". Cercano a Prat-Gay, González Fraga sostuvo que "no hay ninguna señal de inflación, y si cambiaran las expectativas el Central podría vender dólares a $ 3,40 que se compraron a $ 2,80 y obtener una ganancia fiscal".

El titular del BCRA durante la primera etapa del gobierno menemista consideró que al aumento de la emisión es crucial para defender el actual tipo de cambio. Sin embargo, admitió que el Fondo puede bloquear el pedido del Central porque "le interesa que el peso se siga apreciando para que los acreedores tengan más oportunidades de cobrar sus deudas".

"Ese es el objetivo más importante para el FMI, aunque en forma explícita se opongan por temor a la inflación", concluyó González Fraga.

En cambio, una calificada fuente del sistema financiero consideró que la misión podría aceptar los planteos oficiales si el BCRA pudiera garantizar que la emisión adicional "no se va a destinar al financiamiento de los gastos del Gobierno".

En diálogo con LA NACION, la fuente consideró que "el FMI debería entender que si el dólar baja más allá de $ 2,80 las empresas se verán obligadas a bajar los precios, ya que éstos fueron calculados sobre un dólar más alto, y entonces se desatará un proceso deflacionario que sería más perjudicial que un leve aumento nominal de los precios".

Más allá la meta de emisión monetaria, se espera que, tal como anticipó LA NACION, en los próximos días el Gobierno y el Fondo discutan una modificación en las cifras del dólar y de la inflación pautados originalmente en el acuerdo de refinanciación, debido a los cambios registrados en el panorama económico desde enero hasta ahora.

La estrategia del Banco Central

Alfonso Prat-Gay

  • El presidente del Banco Central recibirá hoy por tercera vez a la delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) que se encuentra en el país, para conversar sobre los capitales mínimos de los bancos y la ampliación de la base monetaria. El organismo oficial quiere tener un margen mayor para comprar reservas mientras se mantienen las condiciones favorables para la economía, pero el Fondo teme que este cambio provoque un gran aumento en el nivel de inflación.
  • Recuperando dólares

  • El nivel de reservas tocó los 11.098 millones de dólares el viernes pasado, frente a los 9400 millones de dólares registrados en septiembre del año pasado. El dato previo al quiebre de la barrera de los US$ 11.000 millones se produjo el martes, con US$ 10.948 millones.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.