El BCRA otra vez perdió frente al dólar, que cerró a $ 3,82

La entidad vendió US$ 52,5 millones en su intento por frenar la divisa; siguen las dudas
(0)
25 de junio de 2002  

Envalentonado por la incertidumbre que domina el escenario financiero local, el dólar libre cerró ayer a $ 3,82, el precio más alto desde que se puso en marcha el mercado libre de cambio. En tanto, bajo la modalidad a cuenta y orden del Banco Central (BCRA) finalizó a $ 3,70 y también marcó el récord desde que a fines de marzo el ente monetario instrumentó ese mecanismo para operar.

Pocas horas antes, tras una reunión con empresarios brasileños, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, había descartado con poca intuición que el Gobierno proyecta estabilizar la cotización del dólar hacia fines de año en 3,90 pesos.

La intervención de la entidad monetaria una vez más resultó estéril. Durante la difícil jornada de ayer el Banco Central perdió US$ 52,5 millones de las reservas, en su intento por frenar la fuerte demanda.

En el mercado mayorista el BCRA vendió 107 millones de dólares y 9 millones en el minorista (a cuenta y orden), mientras que en concepto de liquidación de exportaciones recibió 63,5 millones de dólares. De allí, el resultado neto determinó una pérdida de 52,5 millones.

Mientras el temporal amainó sobre los mercados de la región, la City porteña operó ayer bajo las sacudidas que sigue provocando la falta de señales por parte del Fondo Monetario Internacional sobre una asistencia para el país y ante el temor de una pronta decisión del Banco Central de dejar de intervenir en el mercado, según la opinión de especialistas consultados.

En cambio, a diferencia de lo que ocurrió el viernes último, en Brasil el real logró apreciarse un 2,1% y terminó cotizando a 2,78 por dólar. En Uruguay, el precio de la divisa norteamericana se tranquilizó y finalizó la jornada a 21 pesos para la venta (como se informa por separado).

En opinión de un analista de una mesa de dinero de un banco internacional, no hubo compras masivas en el sector mayorista y sí más ebullición entre los compradores minoristas, que volvió a palparse en las concurridas calles porteñas.

"A la incertidumbre general por la falta de un plan económico se suma el miedo a que el Central deje de vender divisas. Pero cuando se está a horas de reuniones clave con el FMI no salir a intervenir sería una locura. Si hay algún tipo de anuncio sobre un posible acuerdo la venta del dólar se va a detener", dijo el analista.

La intervención del Central

Según se sabe, el organismo multilateral presiona para que el Central deje de intervenir en el mercado y ponga punto final a la liquidación de divisas. Ayer, las reservas de la entidad monetaria quedaron en 9781 millones de dólares, de los cuales 5000 millones "pertenecen" al FMI por aportes hechos para fortalecer las reservas y que el país deberá devolver este año.

Este será un tema que no estará ajeno en la agenda que Lavagna desarrollará en Washington desde mañana. Y volverán a la carga con la idea que Mario Blejer le presentó al organismo, de fijar un piso para las reservas a partir del cual, si es perforado, la entidad dejaría de intervenir.

Mientras tanto, fue el ministro Lavagna quien se ocupó ayer de despejar esos supuestos. Y frente al Grupo Brasil dijo que el Banco Central seguirá interviniendo, aunque cada vez con menos divisas. "La máxima estabilidad que se pueda conseguir (en el valor del peso) es importante", dijo a los empresarios.

Durante el mediodía, las pizarras de los bancos y de las casas de cambio del microcentro porteño mostraban la cotización del dólar por cuenta y orden del Banco Central en $ 3,57 para la compra y 3,65 para la venta. Más tarde, la entidad monetaria -cuyo renunciado presidente, Mario Blejer, se encuentra en Washington- elevó los valores a $ 3,62 y 3,70, respectivamente. De ese modo, superó con amplitud el cierre de la jornada del viernes, donde la divisa cerró en $ 3,54 y 3,63, respectivamente.

El volumen operado en el mercado mayorista fue de 142 millones y cerró con una fuerte tendencia compradora, según dijo un analista de una tradicional casa de cambios. El dólar futuro cerró en alza para los contratos que vencen a fines de mes y terminó en $ 3,87 y 3,89, unos 9 centavos por encima del cierre del viernes pasado.

La Bolsa de Comercio se sobrepuso a la incertidumbre sobre los posibles resultados del viaje del ministro a Washington. El Merval aumentó 1,69%, aunque los bonos perdieron 3,19% y el riesgo país se mantuvo en 6362 puntos básicos, arriba, bien lejos, del resto del pelotón de los países menos atractivos para invertir.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?