El BCRA reorienta su política para absorber más pesos

La pelea entre el peso y el dolar no se detiene
La pelea entre el peso y el dolar no se detiene Fuente: Archivo
Desde el martes ofrecerá a los bancos Leliq a 14 días, el doble de la histórica duración; advierten sobre los riesgos que podría tener la medida
Javier Blanco
(0)
18 de enero de 2020  

En un intento de comenzar a escapar del esquema cortoplacista que consagró el plan de congelamiento monetario pactado a fin de 2018 por el gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y a la vez reducir más el alto costo de sus pasivos monetarios, el Banco Central (BCRA) ofrecerá a los bancos desde el lunes la opción de suscribir sus letras de liquidez (Leliq) a 14 días de plazo.

La adaptación pretende, además, generar condiciones para contar con instrumentos más estables para absorber dinero, tomando en cuenta la marcada expansión que enfrentó en los últimos dos meses la base monetaria, en parte acompañando el pico de demanda estacional.

En especial, tomando en cuenta que esa necesidad extra de pesos (relacionada con los pagos típicos de fin de año) luego desaparece entre enero y marzo, e implica un sensible desafío para el BCRA en momentos en que la economía no recuperó aún visibilidad. El organismo impulsa una baja sostenida de las tasas y no está claro aún qué pasará con la demanda de pesos, que viene de tocar mínimos históricos en 18 años a fin de 2019.

Concretamente el BCRA anunció ayer que para "mejorar la transmisión en la tasa de política monetaria y favorecer un mejor control de las condiciones de liquidez" de la economía desde el martes realizará dos subastas semanales (la otra será los jueves) para colocar Leliq "a 7 y a 14 días de plazo", lo que supone el final para el esquema de dos licitaciones por día hábil que rigió por 16 meses.

Y avisó que dará prioridad "a las posturas ingresadas en el plazo más largo", para que no queden dudas sobre lo que busca, camino que luego intentará profundizar al estirar plazos a 21 y 28 días. Además, comunicó que en paralelo realizará una adecuación a la baja de la tasa que paga por los pases pasivos cuyo coeficiente para operaciones a 1 día se mantendrá sin cambios durante la próxima semana aunque luego, a partir del 27 de enero, pasará a reducirse al 0,5 por ciento.

De búsquedas y riesgos

"Con esta adecuación busca forzar a los bancos a ir a plazos más largos porque hasta ahora lo que no lograban suscribir en Leliq lo podían colocar en pases a un día al 0,875% de la tasa de Leliq. Pero ya les avisa que en una semana le va a reconocer la mitad esa tasa para los pases, un juego de pinzas que no sólo le permitirá alargar plazos de sus pasivos sino también bajar fuerte el costo de renovación", explicó el economista Miguel Zielonka, director de la consultora EconViews.

La reacción del ente monetario llega en momentos en que su stock de deuda remunerada vuelve a emparejar a la base monetaria (BM), algo que ya había ocurrido a fin de agosto en los días previos a la reinstauración del cepo cuando la dolarización extrema presionaba a la baja la oferta de pesos y al alza la deuda del BCRA, que buscaba restringirla la oferta de pesos más aún para quitarle combustible a la demanda de dólares.

Según sus datos, acumula un total de $1.567.726 millones entre pases y letras de liquidez (Leliq), lo que supone un nuevo récord nominal para esa deuda, mientras la BM promedia los $1.722.000 millones, es decir, sólo 7% por debajo.

"Estamos en un contexto de política monetaria bastante laxa que busca generar las condiciones para una reactivación de la demanda agregada aún cuando no se crearon incentivos para mejorar la demanda de pesos. Con esto supongo que busca readaptar los instrumentos de absorción con que cuenta porque sabe que es una apuesta riesgosa", dice Federico Moll, director de la consultora Ecolatina.

"Les va a poner más presión bajista a las tasas pasivas que los bancos hoy cubren ingresos con una mezcla de Leliq y pases. Esto no sería raro que termine de colocar las brechas cambiarias arriba de lo que marca el recargo 'solidario'", señala Zielonka.

El contexto en que llega esta adecuación lo describió la consultora Quantum Finanzas en un informe al comparar el aumento que registró la oferta de dinero frente a una demanda que estacionalmente también sube a fines de año en relación a años anteriores. Así comprobó que la expansión promedio nominal entre el 1 de noviembre y el 31 de diciembre del año pasado llegó al 25,8%, lo que duplica el promedio que mostró entre 2003 y 2018.

El modelo comparativo que armó le permite estimar que contracción promedio nominal a concretar desde la segunda mitad de enero y hasta fin de marzo, que fue del 2,1% en los últimos 15 años, debiera ampliarse, algo que "obligará al BCRA a ser muy riguroso en el trabajo de adecuación de la cantidad de dinero para minimizar riesgos de impactos sobre el tipo de cambio/brecha e inflación", advierte. "Un excedente de oferta monetaria presionaría sobre el mercado cambiario y la inflación si no fuese contrarrestado", remarca.

Destaca la relevancia que tienen los factores que suban la demanda de dinero "como ser alternativas y condiciones a ofrecer a los tenedores de pesos, los avances en la implementación y credibilidad del programa económico y los mecanismos de absorción monetaria que se implementen", sobre los que el BCRA avanzará en días.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.