El BCRA se aseguró de cumplir su meta monetaria

Absorbió otros $10.300 millones, con lo que garantizó su objetivo; la tasa sigue alta y se resiste a bajar
Absorbió otros $10.300 millones, con lo que garantizó su objetivo; la tasa sigue alta y se resiste a bajar Fuente: Archivo
Javier Blanco
(0)
28 de diciembre de 2018  

El Banco Central (BCRA) prácticamente aseguró el cumplimiento de su meta monetaria por tercer mes consecutivo ayer, al retirar del mercado unos $10.300 millones netos más mediante la colocación de letras de liquidez (Leliq) entre los bancos.

Según estimaciones de distintas consultoras, la base monetaria (BM) promedio se ubica una jornada hábil antes del cierre del mes por debajo de los 1,330 billones de pesos, cuando su meta recalculada para atenuar el efecto expansivo del 6,3% que contemplaba el plan monetario acordado con el FMI ronda los $1,335 billones.

Ayer incluso ganó algo más de margen al colocar nuevas Leliq por unos $13.500 millones más de lo que vencían, algo con lo que "volvió a absorber más de lo que necesitaba, sin impacto en la tasa y con dólar a la baja", resumió el economista Gabriel Caamaño, del Estudio Ledesma, que audita a diario estas colocaciones del BCRA.

Para este analista, "a menos que mañana [por hoy] expanda mucho, algo que no está en las perspectivas de nadie, se puede decir que la meta está más que asegurada".

Mantener a raya la oferta de pesos es la piedra angular de este "rudimentario" programa (como lo reconocen en el propio BCRA), que apunta a tener bajo control el dólar y a la vez -dados los efectos recesivos que potencia la astringencia monetaria- inducir una progresiva baja de la inflación, que terminará este año en el mayor nivel desde 1991.

El desafío pasaría para enero, dado que, "con el nivel actual de BM, el arrastre vuelve desafiante al programa, ya que se parte de un nivel 2,7% más alto que el promedio a cumplir, algo que podría aliviar el BCRA si hoy vuelve a absorber pesos", observó ayer en un panorama monetario la consultora LCG.

A eso se suma la necesidad de comenzar a generar las condiciones para que la tasa de referencia, que se mantuvo todo en mes en el orden del 59,5% anual (quedó ayer en 59,39%) retome una tendencia a la baja, si lo que se pretende es apuntar a una recuperación de la actividad en algunos meses más.

Sin embargo, para el Gobierno parece que ese objetivo permanece en un muy segundo plano, dado que su prioridad "es no volver a caer en una crisis cambiaria", según confesó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, días atrás.

Dólar atenazado

Por su parte, el dólar devolvió la mitad de la ganancia que se había anotado anteayer, al cerrar en la jornada su cotización de venta mayorista con un retroceso de 30 centavos (a $38,30), que se redujo a 9 centavos a nivel minorista (quedó a un promedio de $39,40).

Fue en una jornada de buen volumen de negocios (otra vez se operaron más de US$700 millones), algo influenciada por el cierre de las posiciones del año, y en la que prevaleció la oferta sobre la demanda, lo que favoreció el reacomodamiento a la baja. A estos valores, el dólar termina el año con un alza promedio del 107%, lo que significa su mayor aumento desde el año 2002.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.