El BCRA sostuvo el dólar otra vez: compró US$ 76,5 millones

Ya embolsó más de US$ 413 millones en 15 días y busca el aval del FMI para adquirir más
Javier Blanco
(0)
6 de mayo de 2003  

El Gobierno redobló ayer sus esfuerzos para evitar una mayor baja en la cotización del dólar, un objetivo que en apenas dos semanas lo llevó a adquirir más de 413 millones de dólares para engrosar las reservas. La activa política de compras que lleva adelante el Banco Central (BCRA) tuvo ayer un nuevo capítulo, cuando se alzó con otros US$ 76,5 millones de la plaza local en procura de mantener un equilibrio de mercado que los analistas no dudan en catalogar como "ficticio", pero que las autoridades estiman conveniente sostener mientras se termina de definir su proceso electoral y el consecuente cambio de administración, según conceden.

"En el segmento de grandes transacciones, la paridad tocó los $ 2,79. En ese momento, el Central salió a apuntalar la divisa", reconoció un cambista. Así fue como recibió US$ 6,8 millones de los exportadores y compró otros US$ 69,7 millones entre bancos e importadores en el sector mayorista. Al final del día semejante esfuerzo tuvo una recompensa mínima, ya que pese a las sostenidas intervenciones del BCRA el dólar se recuperó al cotizar a $ 2,77 para la compra y $ 2,82 para la venta, con lo que se mantiene en los más bajos niveles de los últimos trece meses.

En las últimas jornadas se intensificaron las reuniones entre funcionarios de Economía y el Central para analizar mecanismos que detengan la caída del tipo de cambio. La compra de divisas tiene como contrapartida una emisión de pesos, lo que no se encuadra dentro de las pautas oportunamente acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI). De hecho, a fines de abril la base monetaria ampliada (es decir, incluyendo cuasi monedas) debía situarse en $ 37.000 millones, pero al 29 -último dato disponible- ya había quedado superada en $ 1377 millones.

Con todo, la misión del FMI que está en Buenos Aires (y hoy se entrevistará con el ministro Lavagna) ya habría "perdonado" ese desvío. Pero todavía no se pudo acordar con los técnicos del organismo una ampliación mayor de ese stock, lo que le daría al organismo que preside Alfonso Prat-Gay un mayor margen para absorber dólares y emitir pesos, en momentos de creciente liquidación por la venta de la cosecha gruesa.

Promesa de liberación

Los funcionarios del Palacio de Hacienda y el BCRA que negociaron con los miembros de la misión sondearon la posibilidad de que el FMI permita que se mantenga una mayor intervención cambiaria temporal contra el compromiso explícito de liberar el mercado de cambios a poco de instalada la nueva administración. "Y eso que hace apenas unas semanas podía sonar como "promesas vanas" ahora lo escuchan con más atención", dijo un allegado a Economía en obvia referencia a la posibilidad de que parte del actual equipo económico se mantenga en funciones si Néstor Kirchner se consagra presidente. Por lo pronto, el jefe de Gabinete de Ministros, Alfredo Atanasof, dijo ayer que el BCRA realizará los "ajustes técnicos que considere necesarios para adecuar las previsiones monetarias a la realidad".

Lo concreto es que ni la incertidumbre política de las últimas semanas alteró la tendencia de fondo que prevalece en el mercado de divisas donde se registra un exceso de oferta de dólares proveniente del abultado superávit de comercio exterior que presiona hacia abajo el tipo de cambio. La calma cambiaria tampoco se vio afectada por una mayor demanda producto de la apertura del corralón, ni por una mayor cobertura de los inversores antes de las elecciones. Y "tampoco se prevé tensión alguna en el tránsito hacia el ballottage", advirtió ayer un informe de la Fundación Capital. En este marco, el Gobierno intenta hacer equilibrio para evitar que una mayor apreciación del peso erosione la competitividad externa de la producción local y termine afectando la performance del fisco, por menores ingresos vía retenciones.

La duda que aqueja a los técnicos del FMI es el impacto que una mayor liberación de pesos podría tener ante un eventual quiebre de la calma situación financiera actual. Reparan en que en sólo 17 meses la circulación monetaria virtualmente se duplicó (pasó de $ 10.223 a $ 19.735 millones de diciembre del 2001 a abril de 2003). "Y el dinero ahora puede volver a salir de los bancos si cambiaran las expectativas", suelen recordar en las reuniones con referencia a la supresión de las restricciones que tenían los depósitos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.