srcset

Algo no salió bien

El brillante candidato a presidente al que una infidelidad le arruinó la carrera

Carlos Manzoni
(0)
27 de mayo de 2019  • 00:00

Algunos lo consideraban un nuevo John Fitzgerald Kennedy , mientras que se consolidaba como favorito en las encuestas y se acercaba cada vez más a la Casa Blanca. Gary Hurt estaba destinado a escribir uno de los capítulos más brillantes en la historia de los Estados Unidos, pero una publicación en un diario acabó con su carrera política y sus sueños presidenciales.

Gary Warren Hartpence había nacido el 28 de noviembre de 1936 en Ottawa, en el estado de Kansas, Estados Unidos . Con el correr del tiempo, su nombre mutaría a Gary Hart, porque junto con su padre decidieron acortar su apellido porque consideraban que Hart era mucho más fácil de recordar.

Criado en la Iglesia del Nazareno, un movimiento evangélico surgido en el siglo XIX, Hart se mostró pronto muy inteligente y capaz, por eso recibió una beca y en 1958 se graduó como licenciado en Filosofía. Allí también conoció a su esposa, Oletha "Lee" Ludwig, con la que se casó ese mismo año.

Su preparación no terminó ahí: en 1961 obtuvo una licenciatura en Divinidad en la Escuela de Divinidad de Yale y en 1964 se graduó como Licenciado en Derecho en la Escuela de Derecho de Yale.

Hart se convirtió en abogado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos de 1964 a 1965. Fue asistente especial del abogado del Departamento del Interior de los Estados Unidos de 1965 a 1967. Luego, ingresó en la práctica de derecho privado en Denver, Colorado.

Columna Algo no salió bien, en Lo que el día se llevó

10:23
Video

Su ingreso a la política se produjo en 1972, cuando el senador demócrata George McGovern lo nombró su director de campaña nacional en las primarias de ese año. Pero no les fue bien. Si bien ganaron las primarias, perdieron las elecciones presidenciales con Richard Nixon en una de las elecciones más dispares de la historia de los Estados Unidos.

Así dadas las cosas, en 1974 directamente se postuló él mismo como senador demócrata, ganó por amplio margen y a partir de ahí se lo rotuló como "estrella en ascenso". Estuvo metido en cuanta comisión importante se formara y hasta integró la comisión que tuvo a su cargo la investigación del Watergate. En 1980, en tanto, fue reelecto como senador.

Pero su año de lanzamiento sería 1983: en febrero, anunció su candidatura a la presidencia para las elecciones de 1984. Estaba muy atrás en las encuestas, hizo una campaña sin precedentes y logró posicionarse, pero finalmente perdió.

Gary Hart no era un hombre de resignarse al menor traspié: el 13 de abril de 1987, anunció su candidatura para las presidenciales de 1988. Esta vez, se decía, todo sería distinto: tras dos mandatos de Reagan, Gary Hart se había convertido en el símbolo del cambio.

Era visto como un político joven, inteligente, carismático e idealista, con experiencia como senador y como aspirante a las primarias de 1984. A la cabeza de las encuestas y destinado a escribir un brillante capítulo en la historia americana, el chico de Kansas estaba tocando el Cielo con las manos. Pero... siempre hay un "pincelazo" que lo arruina todo.

Así se vio la noticia en las tapas de las revistas
Así se vio la noticia en las tapas de las revistas

En mayo de 1987, el diario The Miami Herald publicó una foto de Donna Rice, una despampanante modelo de 29 años, abandonando en forma furtiva el departamento que Hurt tenía en Washington. No solo eso. Poco después el tabloide The National Enquirer publicó otra foto de ellos dos juntos a bordo de un yate rumbo a Bahamas.

El golpe de gracia se lo dio el Washington Post al advertirle que sacaría a la luz otra relación extramatrimonial. El escándalo provocó el ocaso de su carrera política y rompió en pedazos sus sueños presidenciales.

La campaña presidencial de Hart y los hechos que causaron su caída están narrados en la película The Front Runner (conocida aquí como El candidato), estrenada en 2018 y dirigida por Jason Reitman. El film, protagonizado por Hugh Jackman y Vera Farmiga, se basó en el libro de 2014 All the Truth Is Out: The Week Politics Went Tabloid, escrito por Matt Bai.

Tras el escándalo con Donna Rice, Hart buscó refugio en su profesión, el derecho, trabajando para una de las firmas de abogados más antiguas de los Estados Unidos (Coudert Brothers), donde contribuyó a desarrollar proyectos de negocios en Rusia y el ex bloque soviético.

Además, escribió más de una docena de libros, la mayoría sobre temas de seguridad, defensa y política exterior y unas pocas novelas. En una oportunidad, vaticinó que su país sería atacado por terroristas con armas de destrucción masiva.

Hart, también llamado "el gran presidente americano que nunca fue", pasó a la historia como el primer candidato de los Estados Unidos que tuvo que renunciar a su carrera política por un escándalo personal. No son pocos los que afirman que no fue la infidelidad en sí lo que lo condenó, sino otra cosa mucho más difícil de perdonar para la ciudadanía de su país: la mentira.

* Si querés ver la columna en vivo, sintonizá los viernes a las 23 Lo que el día se llevó (martes a viernes), por LN+: 715 y 1715 de DirecTV, Cablevisión 19 Digital y analógico/ 618 HD y Flow, Telecentro 705 Digital, TDA 25.3, Telered 18 digital y servicio básico y Antina 6 digital.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.