Al margen de la semana. El clima pesa más que los números