El color del pelo hace la diferencia