El comité secreto para salvar al euro que casi acaba por hundirlo