Más incertidumbre en el mercado. El conflicto con el agro empujó el dólar y hundió los bonos locales