La facturación de los centros comerciales bajó el 6,7 por ciento. El consumo en supermercados se estanca y sus ingresos caen