El crecimiento no oculta la desigualdad