Escenario. El crédito llega a individuos y pymes, aunque con cuentagotas