El crudo, sin variaciones