El desafío de cambiar el mundo con ideas simples

Eugenio Marchiori
Eugenio Marchiori Crédito: Fabián Malavolta
(0)
31 de octubre de 2018  • 21:15

El profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, Eugenio Marchiori, habló sobre cómo algunos de los descubrimientos más importantes del mundo moderno surgieron de resolver cuestiones prácticas con capacidad, pero también con pasión.

En tanto, el especialista en consultoría empresarial Jonatan Loidi contó cómo un farmacéutico y un posnet le resolvieron la vida a su abuela Pocha, que tenía que ir cada tres meses a la Anses con su marido para constatar la supervivencia.

Marchiori, presente en el cuarto Summit de Innovación de LA NACION, recorrió varios casos como el de Alexander Fleming y el descubrimiento de la penicilina; el de Galileo, que no inventó el telescopio, pero sí vio a Júpiter e infirió cómo era el Sistema Solar; o Wilhelm Conrad Roentgen, el creador de los Rayos X; y Edward Jenner, el inventor de la vacuna.

También hizo especial hincapié en Malcom McLean, el inventor del contenedor. "Hay ídolos en el cine, hay ídolos en el rock, pero, ¿puede haber ídolos en la Logística? La respuesta es que sí. Este señor", dijo.

"El pibe tenía 21 años y era de familia de camioneros. Estaba en el puerto y pensó ´¿Qué pasaría si cargara todo el contenido en el barco?´ Y estuvo 20 años para crearlo y cambió el mundo. Puede ser una tontería, pero si vos ibas a Puerto Madero hace 30 años cargaban los barcos con bolsas. El contenedor disminuyó 36 veces los costos logísticos. Sin el contenedor, Internet no serviría de nada, la globalización no existiría", señaló.

En este sentido también se expresó Loidi con la anécdota de su abuela. "La innovación consiste en resolverle problemas simples a la gente generando valor. Antes, mi abuela se tenía que subir a un taxi con mi abuelo con escasa movilidad para ir a la Anses cada tres meses para constatar la supervivencia. Ahora, con la posibilidad de que lo haga en un comercio y con el posnet, el farmacéutico terminó yendo a su casa directamente con el aparato", relató.

Jonatan Loidi
Jonatan Loidi Crédito: Fabián Malavolta

"Esto no solo es bueno, genera valor, rentabilidad. ¿Cuál es la probabilidad de que mi abuela cambie de farmacéutico? Ninguna. ¿De que pelee el precio? Ninguna. ¿Cuál es la probabilidad de que recomiende la farmacia? Alta y encima tiene un nieto que cuenta la anécdota en el evento de innovación más importante de la Argentina", concluyó.

Experimento social

Durante el encuentro en el hotel Four Seasons de Buenos Aires, también estuvo el neurocientífico, Joaquín Navajas, que hizo que los presentes contestaran tres preguntas: ¿Cuántos metros mide la torre Eiffel? ¿Cuántos goles se hicieron en el Mundial de Sudáfrica? ¿Cuántos "alegría" dice la canción "Y dale alegría a mi corazón" de Fito Páez. Luego se agruparon de a tres a debatir las respuestas y llegaran a una única solución.

"¿Qué tiene que ver esto con la innovación? Primero, que cuando uno da un valor por si solo puede salir cualquier cosa, con lo que agruparse es positivo, porque si uno promedia todas esas respuestas se llega a un valor muy cercano a la respuesta correcta. Y eso es un fenómeno que se llama la sabiduría de las multitudes. Pero, ¿qué pasa después de discutir? Esa diversidad se perdió, se reemplazó por un valor colectivo. ¿Cómo se puede trabajar colectivamente y no perder diversidad? Viendo qué pasa en el grupo de al lado. Si uno promedia respuestas de distintos equipos mejora mucho la sabiduría de multitudes", explicó.

"Simplemente quiero concluir con la idea de que combinar información de debates independientes y luego pedirles que integren esa información nos hace más inteligentes colectivamente y nos permite resolver los problemas", finalizó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.