De salida. El Deutsche se va del país por un ajuste global