El dilema de la ley de patentes

Bagó espera fidelidad en el comportamiento de quienes fueron socios
(0)
25 de abril de 2004  

"Tenemos el placer de poder decir que cumplimos 70 años y la empresa sigue siendo argentina, con la sede en la Argentina, con accionistas argentinos que siguen viviendo en el país", enfatizan los hermanos Sebastián y Juan Carlos Bagó.

--¿La venderían?

S.-- Creo que no; siempre hay algo de negocios, pero acá también hay algo cultural; hay cinco personas de la tercera generación trabajando en la compañía. En la medida en que hay perspectivas nos ha resultado mejor seguir firmes, independientes, y buscando grandes compañías internacionales para hacer alianzas. Ahora que la ley de patentes va a ponerse en vigencia espero que las multinacionales se acuerden de nuestra política de defensa de las patentes, que fijamos hace 10 años, y perdimos ingresos por más de US$ 100 millones por tener una posición ética con las multinacionales.

J.C.-- Independientemente de lo personal hay una razón para no vender y es que hay un trecho importante hasta que los precios se acomoden a la realidad; el consejo sería que nadie venda su compañía hoy.

--¿Qué efectos va a tener aplicar la ley de patentes con los últimos cambios?

S.-- Es muy complejo. Ahora va a haber tres tipos de laboratorios, el multinacional que va a tener la droga original y única, prácticamente el monopolio por los años que la patente le adjudique, y en el otro extremo, laboratorios de genéricos o segundas marcas que hacen las cosas como le parecen y, en el medio, los buenos laboratorios nacionales. Y ahí habrá que rebuscárselas. Por eso es importante desarrollar nuevas formas farmacéuticas que sean difíciles de copiar, y buscar acuerdos estratégicos. Lo ideal sería que el que tiene la droga original y es monopólico y único, se acuerde de nosotros que fuimos sus compañeros cuando ellos lo necesitaban, y que podamos tener en el mercado dos, solamente dos marcas de una sola droga.

Según los Bagó, para 2004, el presupuesto previsto en la compañía es un 5% superior al de 2003 y las ventas, en unidades, crecerán un 5 por ciento. Las previsiones están basadas en que siga la estabilidad, "en que se termine acordando con los acreedores y en que haya confianza de la gente".

Más allá de los planes, los directivos lamentan que la falta de objetivos en el país lleve a que, por ejemplo, la industria farmacéutica esté peor tratada, para la exportación de sus productos, que otros bienes "como una percha, un peine de plástico o un tubo de acero", sin explicaciones.

--¿Prevén llegar a nuevos mercados?

J.C.-- Estamos llegando a países asiáticos como Vietnam, Paquistán, China y otros; a mitad de año abrimos en Rusia una oficina comercial. Son procesos largos porque hay que pasar trámites sanitarios. Estamos también en negociaciones con Siria.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.