Debate. El dilema de los empresarios