Mi bolsillo. El dólar le gana la batalla de mediano plazo al euro