El dólar se volvió a escapar y el BCRA repite su receta: aspiradora y suba de tasas para tratar de controlarlo