El "efecto Momo", el de Moreno y Moyano