El Estado define si aprobará o no la gestión Recalde en Aerolíneas

Será un mero acto societario, pero en realidad en la reunión que esta mañana se celebra en Aerolíneas Argentinas se definirá mucho más que eso
Será un mero acto societario, pero en realidad en la reunión que esta mañana se celebra en Aerolíneas Argentinas se definirá mucho más que eso Fuente: Archivo
Diego Cabot
(0)
31 de enero de 2018  • 10:49

En las oficinas que la compañía aérea tienen Aeroparque se convocó a una asamblea de accionistas. La excusa es, ni más ni menos, la aprobación o el rechazo de los balances de la línea aérea estatal. Lo que así se va a jugar es el destino de los ex ejecutivos de la compañía que tuvieron actuación durante el kirchnerismo.

Según pudo saber LA NACION, el Estado, dueño de más del 99% de las acciones, está dispuesto a aprobar los números de 2014 y 2015 pero no la gestión de quienes tuvieron a su cargo el manejo de la aerolínea.

Con el uso esta figura jurídica dejará abierta la puerta para eventuales reclamos a quienes condujeron la empresa.

Cuando termine la reunión, se sabrá si el Estado, principal accionista de la empresa, aprobó o no todo lo actuado por Mariano Recalde y todos los directores que lo acompañaron en la gestión.

Mariano Recalde, en una entrevista con LA NACION, en junio de 2015
Mariano Recalde, en una entrevista con LA NACION, en junio de 2015 Fuente: LA NACION

Si lo hace, ya no habrá más posibilidades de reclamos patrimoniales, más allá de que podrán seguirse las acciones penales, en el hipotético caso que se encuentre algún delito cometido en la administración.

De lo que se decida en Aeroparque dependerá la eventualidad de futuros juicios que podrían terminar en enormes demandas para recuperar los daños producidos por una gestión, obviamente en el caso de que el accionista así lo pretenda.

Cómo se dijo, la fórmula es aprobar los balances y no la gestión.

Los tiempos cambiaron para Recalde y los suyos. Las sociedades anónimas, que tienen ventajas para contratar y suelen tener menos control que los organismos públicos, tienen un dueño. Y ese dueño no cambio, lo que sucedió es que ahora está representado por otros. El accionista no está dispuesto a aprobar cualquier desmanejo como sucedió hasta 2013, último año en el que se visaron las cuentas.

Todo está escrito en los artículos 59 y 274 de la ley de sociedades. El primero establece que "los administradores y los representantes de la sociedad deben obrar con la lealtad y con la diligencia de un buen hombre de negocios".

El 279, a su vez, le da la posibilidad a "los socios y a los terceros la posibilidad de accionar contra los directores de la sociedad, por los daños sufridos a título personal".

Además, la asamblea empezará a dar forma a uno de los dislates contables más impresionantes de la Argentina.

Cuando Recalde se fue en diciembre 2015 no estaba presentado hasta el balance de 2013.. La nueva gestión ya tuvo a su cargo el balance de 2015. La compañía aún no regularizo lo que sucedió en 2014.

En realidad no fue fácil conciliar aquella cifras. Sucede que gran parte de los activos nunca se pudieron comprobar. Por ejemplo, había repuestos que se consideraban activos pero que cuando se inventariaron prácticamente no tenían ningún tipo de valor.

Otra de las cuestiones no menores era en qué lugar se coloca van los aportes del estado o sea los subsidios.

La anterior administración los consideraba préstamos que alguien devolvería alguna vez. Esa ficción se sinceró y pasaron a ser aportes de capital.

Claro que eso trajo consigo una consecuencia: las acciones de los trabajadores, que no aportaron proporcionalmente, se licuaron.

Pero no hubo reproche gremial por eso, las peleas van por otro lado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.