La AFIP impulsó la licitación. El Estado pretende lograr un gran ahorro