El euro alcanzó su máximo valor en los últimos cuatro meses