El euro se tambalea y se extienden los temores por los problemas de deuda

(0)
16 de diciembre de 2009  

El euro se tambaleó ayer a medida que la preocupación ligada a la deuda se propagó por toda la zona euro desde Grecia, donde las promesas de austeridad y rigor fiscal no lograron calmar los temores de los inversionistas.

El euro cayó en un momento el martes a US$ 1,4505, su nivel más bajo desde principios de octubre, reflejando los temores de que la recuperación económica del bloque podría descarrilarse.

Grecia es sólo "la punta del iceberg" de los miembros de la zona euro con grandes problemas fiscales, señaló Norbert Barthle, vocero de presupuesto de la gobernante Unión Demócrata Cristiana de la canciller alemana Angela Merkel.

Los déficits presupuestarios que explotaron en las economías más débiles como Grecia, Irlanda, Portugal y España han obligado a los países más fuertes, liderados por Alemania, a pensar sobre un posible rescate de Grecia, si resulta necesario para apuntalar a otros miembros de la zona euro.

La nacionalización de un banco austríaco el lunes, junto con rumores de problemas en otro prestamista de ese país expuesto a Europa del Este, donde la crisis tuvo un fuerte impacto, también alteró los mercados.

Déficits en ascenso como el de Grecia ponen a prueba la credibilidad del pacto de estabilidad de la zona euro, bajo el cual los gobiernos prometen no gastar de forma desmedida y cuentan con que los otros miembros del bloque monetario de 16 miembros los rescatarán.

"Grecia es vista en el mercado como un ejemplo de lo que podría pasarles a otros países en la zona euro", afirma Diego Iscaro, economista de IHS Global Insight en Londres. "Europa tiene muchos tratados pero no tiene un mecanismo claro sobre cómo manejar estos casos", agrega.

Nuevas señales de crisis en el sector bancario de Europa causaron preocupación sobre la periferia de la zona euro. Viena reaccionó para calmar temores sobre su sistema bancario el martes cuando el banco central austriaco negó informes de prensa locales de que un gran prestamista cooperativo, Österreichische Volksbanken AG, estaba en una lista de alerta de bancos en problemas. El informe, publicado en el diario Die Presse, fue suficiente para afectar las acciones de los bancos austriacos y poner más presión sobre el euro, un día después de que Austria sorprendiera a los mercados al nacionalizar un prestamista regional clave, Hypo Group Alpe Adria.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, hizo lobby­ en persona ante las autoridades austriacas para nacionalizar Hypo Group durante el fin de semana, al temer que la quiebra del prestamista podría poner a los mercados financieros en contra de otros bancos de la zona euro con una alta exposición a Europa del Este.

Grecia no tiene una salida fácil de sus problemas de presupuesto. La perspectiva de la austeridad ya desató protestas por parte de jubilados, estudiantes y sindicatos del sector público en las últimas dos semanas, y los funcionarios temen una ola de agitación social.

Los políticos y los mercados financieros "quieren que nos pongamos los zapatos de los irlandeses", señala el trabajador portuario y líder sindical Theodoros Koutras, al aludir a los profundos recortes en el gasto estatal y en los salarios que Irlanda anunció para controlar su déficit.

La confederación sindical de Koutra, respaldada por los comunistas, el Frente Militante de Todos los Trabajadores, busca movilizar a cintos de miles de trabajadores en una huelga nacional este próximo jueves.

Hasta ahora, el gobierno ha evitado cualquier clase de recortes en los salarios estatales al estilo de Irlanda. Los mercados están castigando a Grecia por no anunciar nuevos pasos concretos para volver a tener bajo control las finanzas del gobierno, afirmaron muchos analistas.

En un discurso televisado el lunes, el Primer Ministro griego, George Papandreou, estableció la meta de reducir el déficit presupuestal del actual 13% del Producto Interno Bruto a menos de 3% en un lapso de cuatro años.

Los gobiernos de la Unión Europea, los mercados financieros y las agencias de calificación de crédito están ejerciendo presión sobre Grecia para que ponga en marcha sus promesas con un plan de acción concreto antes de enero. El ministro de Finanzas griego, George Papaconstantinou, visitó Berlín y París el martes, escalas de una gira que busca tranquilizar a los gobiernos de la UE en Londres y Fráncfort. Papaconstantinou les dijo a periodistas en París que no negociaba un rescate.

Funcionarios de la Unión Europea han hecho énfasis, tanto pública como privadamente, que es probable que Grecia no necesite un rescate, siempre y cuando cumpla sus promesas. Pero si los mercados se niegan a financiar el déficit del país en algún momento, tendría que acudir a un préstamo de los países de la UE, el FMI o una combinación de los dos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.