El FMI condiciona la baja de los aportes patronales