El FMI define si envía una nueva misión a la Argentina

Sin avances tras la reunión con Lavagna en Washington
Jorge Rosales
(0)
28 de junio de 2002  

WASHINGTON.- El directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) recibirá hoy un informe detallado de la marcha de las discusiones con la Argentina, unas horas después de las reuniones que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, tuvo ayer con el titular del organismo, Horst Köhler; su número dos, Anne Krueger, y el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Paul O´Neill.

En encuentros de carácter informal como el de hoy, el máximo organismo del FMI no toma decisiones, como podría ser el envío de una misión negociadora a Buenos Aires, pero el tono de su discusión sirve de parámetro para las resoluciones que luego adopta Köhler. De todos modos, se espera para hoy una señal de parte del Fondo sobre el futuro de las negociaciones con Buenos Aires.

Un calor agobiante recibió en Washington a Lavagna, que apenas bajó del avión que lo trajo de Nueva York se internó en el edificio del FMI, donde tuvo cuatro reuniones con el equipo técnico comandado por Anoop Singh, con Krueger y con Köhler. Sólo salió una hora y media para reunirse con O´Neill en el edificio del Tesoro.

El clima en la delegación argentina era, ayer por la tarde, de ansiedad y nerviosismo por la marcha de las negociaciones. Una fuente del FMI dijo a LA NACION que las reuniones con el staff fueron muy cordiales, pero dentro de un "clima gélido".

Un vocero del Ministerio de Economía, por su parte, señaló que "las negociaciones están avanzando y hay progresos". El objetivo básico del acuerdo con el FMI, según el vocero, " es relanzar el crecimiento económico, salir de la recesión. Con eso, Argentina podrá tener nuevos créditos del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, y recuperar acceso a los mercados de capitales".

El presidente Eduardo Duhalde habló ayer con Köhler sobre la complicada situación por la que atraviesa la Argentina, mientras Lavagna mantenía reuniones con el staff técnico. En esos encuentros y los posteriores con el management no se habló de las protestas sociales de anteayer, que dejaron dos muertos y decenas de heridos y detenidos, señaló una fuente de la delegación argentina.

Después de los encuentros con Köhler y Krueger, el ministro de Economía dijo a la prensa que no quería hacer presagios sobre el envío de una misión encabezada por Anoop Singh a Buenos Aires, el próximo paso en la negociación, y pidió calma cuando se le preguntó si la Argentina podría entrar en default si no había acuerdo antes de los vencimientos de mediados de julio. "La histeria que a veces existe hay que bajarla. Los problemas no se resuelven corriendo y gritando todo el tiempo; se resuelven trabajando", dijo el titular del Palacio de Hacienda.

En el Tesoro, Lavagna se reunió una hora con O´Neill; el subsecretario para Asuntos Internacionales, John Taylor, y el funcionario de ese organismo Randall Quarles. "Fue una discusión muy franca, porque O´Neill es un hombre muy directo", dijo Lavagna, que estuvo acompañado por el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, y el embajador argentino ante la Casa Blanca, Diego Guelar.

"Fue una buena reunión, en la que les pasamos algunos mensajes, ya que tienen un peso capital en el directorio del Fondo", explicó el ministro, aunque no quiso decir cuáles eran esos mensajes.

En esa reunión O´Neill insistió en su vieja posición de que el país tiene que crecer porque es la única manera de generar valor, dijo Lavagna. El ministro de Economía ratificó que el gobierno de Duhalde no pretende obtener nuevos créditos, sino el refinanciamiento (roll over) de los 18.000 millones de dólares que vencen con los organismos entre el mes próximo y diciembre de 2003, dijo una fuente de la delegación argentina. "Los mensajes fueron claros para ambos lados. Ahora habrá que juzgar por los resultados", sostuvo Lavagna.

En el FMI, donde anoche cenó con Krueger y el staff del Fondo, la agenda se concentró en la política fiscal, el programa monetario y, en menor medida, en la reestructuración del sistema bancario, dijo Lavagna.

La discusión con Köhler fue más política que técnica. Pero no se habló de la "decepción" que el director gerente del FMI ha dicho que le provocan las demoras argentinas en la reestructuración del sistema bancario, explicó el funcionario argentino.

Lavagna indicó que no se discutió el programa para la salida del corralito "porque es un tema cerrado", que ya forma parte del programa monetario. El ministro señaló que "no se discute más" las condiciones previas -ley de subversión económica, ley de quiebras y acuerdos con las provincias- que el FMI exigía para empezar a negociar el acuerdo. Se repasó lo que la Argentina hizo hasta ahora y hubo muchas preguntas sobre la cuestión de las provincias, que ahora se trata como parte de la política fiscal. "Ahora discutimos cuántas provincias están, cuántas no están o cómo van a firmar."

En ese sentido, destacó que hay algunos distritos que aún no firmaron el acuerdo, como es el caso de Córdoba, "que tiene una carta de intención, pero no acuerdo definitivo".

-¿Qué posibilidades ve de que al final de su viaje se anuncie la fecha de la llegada de Anoop Singh?, se le preguntó a Lavagna.

-Yo trabajo, hago lo que tengo que hacer, y después se verán los resultados. Mi mecanismo es trabajar y después, que las cosas se juzguen por sí solas, respondió el ministro.

Una fuente del Fondo dijo que la decisión de que viaje una misión a Buenos Aires depende enteramente de lo que la Argentina haga, "porque no hay que esperar concesiones" de parte del organismo financiero.

Lavagna señaló que los vencimientos del pago de dos préstamos a mediados del mes próximo por 1700 millones de dólares le ponen un "tiempo objetivo" a la necesidad de firmar el acuerdo. "Todos sabemos que eso existe. Ellos lo saben, nosotros también, y trabajamos sin necesidad de recordarlo a cada minuto", sostuvo el ministro.

"Si dijera que ése no es el tiempo, les estaría mintiendo", insistió. Pero no quiso hablar de fechas.

Lavagna consideró que ha habido avances en las discusiones que mantuvo ayer con el FMI, e insistió en su postura de que "están dadas las condiciones técnicas objetivas para un acuerdo".

Maratónico día del ministro

  • "Fue una buena reunión en la que le pasamos algunos mensajes (al Tesoro de EE.UU.), ya que tiene un peso capital en el directorio del Fondo."
  • "Yo trabajo, hago lo que tengo que hacer y después se verán los resultados. Mi mecanismo es trabajar y que luego las cosas se juzguen por sí solas" (sobre la posibilidad de que vuelva al país Anoop Singh).
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?