El FMI reclama un mayor excedente fiscal

El economista jefe del organismo afirmó, además, que es prioritario renegociar la deuda en default
(0)
22 de abril de 2004  

WASHINGTON (De nuestro corresponsal).-- El Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó ayer que la economía argentina se expandirá 5,5 por ciento este año, pero dijo que para que ese crecimiento sea sostenible el país deberá mejorar el clima de inversión, para lo cual es prioritario aumentar el superávit fiscal primario para pagar más a los acreedores y reestructurar la deuda pública.

El tramo dedicado a la Argentina del Informe sobre las Perspectivas Económicas Mundiales (World Economic Outlook), difundido ayer, lleva el sello de los reclamos planteados por el Tesoro de Estados Unidos y el grupo de los Siete (G-7) para que el país acelere el acuerdo sobre la deuda con los acreedores privados.

El informe, presentado ayer en Washington por el economista jefe del FMI, Raghuram Rajan, destaca el "marcado rebote en la confianza y la producción, con un crecimiento real del producto bruto interno (PBI) estimado en 8,75% para 2003, y un fortalecimiento del consumo y la inversión en la construcción". El Fondo también destacó que la inflación "declinó sustancialmente y la cuenta corriente ha permanecido con un superávit importante", al tiempo que una "fuerte recaudación impositiva ha contribuido a alcanzar un superávit primario en el sector público estimado del 3 por ciento ww wdel PBI".

Economía en expansión

"Se espera que la economía se expanda hacia un 5,5% en 2004, aunque la sustentabilidad de la recuperación dependerá de los progresos en el frente político, donde las prioridades son un aumento en el superávit fiscal primario, y en la reestructuración de la deuda soberana para restaurar la sustentabilidad fiscal", destacó el FMI.

No son los únicos pedidos para que haya progresos en la Argentina. En la lista también está el fortalecimiento del sistema bancario y un "mejoramiento en el clima para los negocios privados, incluido el desarrollo de un marco regulatorio balanceado para las concesiones de los servicios públicos y un clima legal más previsible". El Tesoro norteamericano, principal accionista y el que marca el paso del FMI, considera que un rápido entendimiento con los acreedores privados que tienen bonos en default por US$ 83.000 millones abrirá el camino para que lleguen las inversiones que el país necesita para consolidar su recuperación.

El FMI estima un índice de inflación anual en el país del 6,7% para este año, y del 9,5% para 2005. Este aumento reflejaría el incremento de las tarifas en los servicios públicos que el FMI y el Banco Mundial están reclamándole a la Argentina.

Crece América latina

El pronóstico del Fondo estima que América latina crecerá este año 3,9 por ciento y que tendrá un ritmo algo más lento, del 3,7%, el año próximo. Para el Mercosur proyecta un crecimiento del 4% en 2004, frente al débil 1,9% del año pasado, que estuvo condicionado por la caída del 0,2% en la economía de Brasil. Para Uruguay se proyecta un pico de crecimiento del 7 por ciento para este año y luego un descenso hasta ubicarse en el 4,5 por ciento en 2005.

El organismo multilateral considera que los gobiernos de América latina enfrentan la tensión entre mejorar las condiciones sociales en el corto plazo o reducir la deuda.

El FMI recomienda inclinarse por reducir el peso de la deuda porque considera que eso mejorará las condiciones sociales en el largo plazo.

"Deudas públicas más bajas deberían reducir las vulnerabilidades", aconsejó el organismo, y señaló que la experiencia en la Argentina "muestra que las crisis financieras tienen un efecto devastador en las condiciones sociales".

El economista Rajan consideró que "no hay soluciones rápidas ni fáciles" para los problemas sociales y de la deuda en América latina, y subrayó que las políticas para responder a ello deben ser confeccionadas por cada país en particular.

El terrorismo en la economía

  • WASHINGTON (De nuestro corresponsal).-- Los atentados terroristas ocurridos en Madrid y la amenaza de que se produzcan otros ataques en el resto del mundo son un factor de incertidumbre geopolítica que puede afectar el crecimiento global, según el FMI. También es una gran preocupación para el organismo el precio futuro del petróleo, condicionado por el deterioro de las condiciones de la poguerra en Irak, que están demorando la reconstrucción del circuito de explotación petrolera en ese país a un año de comenzada la guerra.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.