El Fondo frenó el decisivo envío de US$ 1264 millones

El organismo dijo ayer que "no está en condiciones de continuar la revisión" del programa
(0)
6 de diciembre de 2001  

WASHINGTON. - El Fondo Monetario Internacional (FMI) puso ayer un freno en las negociaciones que lleva adelante con el gobierno argentino, al informar que la misión del organismo que estuvo en Buenos Aires las dos últimas semanas (y que ayer regresó a Washington) no pudo sacar una conclusión sobre la revisión del programa argentino vigente.

"La junta directiva del FMI se reunió esta tarde para una sesión informativa informal sobre la Argentina. Basándose en las conclusiones de la misión que estuvo en Buenos Aires, la gerencia del Fondo no está en condiciones en esta etapa de recomendar la culminación de la revisión del programa respaldado por el FMI", dijo el organismo en un breve comunicado.

"El Fondo permanece en contacto cercano con las autoridades argentinas y está comprometido a trabajar con ellas para desarrollar un programa sostenible", añadió. Poco más tarde, lo delicado de la situación quedó reflejado en el hecho de que también la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos emitió un comunicado en el que expresa su apoyo a "ese proceso, y damos la bienvenida a ese continuo contacto".

Con la decisión del FMI quedó prácticamente oficializado que los 1264 millones de dólares que la administración De la Rúa esperaba recibir del organismo para hacer frente a los vencimientos de la deuda pública este mes no llegarán antes de fines de año. Así, el país quedaría a un paso de la cesación de pagos. El Gobierno tenía esperanzas de que el FMI pudiera completar la revisión del programa acordado para acceder a los fondos.

Anticipándose a esta posibilidad, el Ministerio de Economía dispuso asegurarse los fondos necesarios mediante la disponibilidad de fondos específicos como el del Tabaco y los Aportes del Tesoro Nacional. También por decreto prácticamente obligará a las AFJP a invertir en Letras del Tesoro el 90 por ciento del dinero que tiene colocado en plazos fijos. La decisión del Fondo se tomó ayer por la tarde, en un encuentro del directorio del organismo, que se reunió fuera de agenda para escuchar directamente de la boca del jefe de la misión en la Argentina, Tomás Reichmann, el estado de situación de la economía argentina. Reichmann había estado en Buenos Aires hasta el lunes último, y regresó imprevistamente a Washington convocado por sus jefes.

Pese a un paquete por 40.000 millones de dólares liderado por el FMI (aportó 14.000 millones de esa cifra), otorgado en diciembre de 2000, y a los 8000 millones de dólares adicionales aprobados por el organismo en agosto último, los temores de que el país eventualmente incumpla con el servicio de su deuda han provocado fuertes oscilaciones en los mercados.

Las dudas de los técnicos del FMI conciernen no sólo al cumplimiento de las metas acordadas para este año (el déficit público superaría el objetivo de 6500 millones de dólares), sino también al presupuesto 2002, que enfrenta fuertes dificultades para su tratamiento en el Congreso y que debería cumplir con el déficit cero.

Fuera de los 1264 millones previstos inicialmente para este mes, el gobierno argentino también esperaba que en los primeros meses de 2002 el Fondo desembolsara otros 3000 millones de dólares que podría otorgarle bajo ciertas condiciones. Fuentes del FMI dijeron que la situación podría durar hasta que la administración De la Rúa haga algo para restaurar la confianza del organismo.

La decisión final del Fondo, más allá del comunicado de ayer, según una alta fuente del equipo económico, será absolutamente política porque los técnicos no creen en los números que el Palacio de Hacienda presentó a la misión encabezada por Reichmann. Ayer, el último integrante de la delegación, John Thorton, dejó el país. "Thorton ya no tenía nada que hace acá; toda la decisión ahora está en Washington", dijo anoche uno de los negociadores argentinos. Por esta razón, la fuente aclaró que las discusiones con el Fondo no pasan sólo por el giro de 1264 millones, sino por todo el blindaje.

"El desembolso ya no es importante, la cuestión es saber si el programa en su totalidad sigue o no", sentenció.

Respaldo de fondo

  • "Entendemos que el FMI y la Argentina continúan trabajando juntos, estrechamente, en los temas que enfrenta la Argentina. Apoyamos este proceso y damos la bienvenida a ese continuo contacto", dice el comunicado del Tesoro norteamericano, firmado por la vocero Michele Davis. De este modo, la secretaría que dirige el influyente Paul O´Neill respaldó la negociación entre la administración De la Rúa y el Fondo.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.