El Fondo Monetario exigirá a Cavallo un ajuste aún mayor

El vicepresidente del Banco Central tuvo ayer varias reuniones en Washington
(0)
7 de diciembre de 2001  

El ministro Domingo Cavallo tiene una posibilidad, aunque mínima, de volver a Buenos Aires con algún pan debajo del brazo. Al menos, ésa fue la sensación con la que se quedaron las "fuerzas de reconocimiento" que ayer prepararon el terreno en Washington para la misión que hoy comenzará Cavallo y su equipo en la capital norteamericana.

A lo largo de seis reuniones que mantuvo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con organismos de la administración Bush, el vicepresidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Mario Blejer, acompañado por el delegado del Gobierno, Guillermo Zocalli, quedó en claro qué pretende el organismo multilateral:

  • Cifras fiscales más realistas para el año próximo. El organismo no cree en las proyecciones del Gobierno, que vaticinan un crecimiento del 1,4% en 2002, y prevé otros 12 meses recesivos. Parte de las respuestas podrían estar en el presupuesto que -según fuentes de Hacienda- se presenta hoy ante el Congreso Nacional.
  • Más ajuste en las provincias. Ante el incumplimiento de las metas fiscales consolidadas, los líderes del Fondo quieren que las provincias bajen el gasto en forma agresiva, al menos en el mediano plazo. Esto es, que la ley de coparticipación se sancione, sin más vueltas.
  • Marcha atrás con las restricciones al sistema financiero. Herido en su orgullo por no haber sido consultado, el directorio del FMI teme que las medidas terminen con uno de los baluartes que podía exhibir la Argentina en los últimos años: la solidez de su sistema financiero.
  • Canje sin diferencias. El organismo quiere que los tenedores de bonos extranjeros no sufran un trato discriminatorio en la operación global respecto de los inversores locales.
  • Debate sobre la moneda. Aunque no sea un condicionamiento explícito, el FMI volverá a preguntarle al ministro si no llegó la hora de abandonar el sistema de convertibilidad o, en todo caso, cómo hará para sostenerla y al mismo tiempo lograr el crecimiento económico.
  • ¿Qué respuestas llevará Cavallo ante todos estos planteos? Algunas ya están elaboradas, otras surgirán en el trámite de las negociaciones.

    "Cavallo va a escuchar, básicamente", admitió una alta fuente del Palacio de Hacienda que, al mismo tiempo, reconoció las dificultades que tiene el ministro para dejar que sus interlocutores discutan sus ideas.

    En este contexto, en el Palacio de Hacienda esperan que el Fondo termine por ceder recursos, al menos para repagar la deuda que existe con los organismos multilaterales de crédito.

    Aunque Cavallo ayer dijo que se tratará a estas instituciones como al resto de los tenedores extranjeros, en Economía reconocen que hay una diferencia sustancial entre ambos.

    "Lo de ayer fue para la gente", afirmó la fuente al referirse a los dichos del ministro en el sentido en que primero pagará haberes y sólo después cumplirá con los acreedores externos.

    Por esta razón, agregan, quienes ayer escucharon las duras palabras de los técnicos del Fondo en el edificio ubicado en las calles 19 y H, no se sintieron totalmente desanimados."Hay una pequeña luz; no está totalmente cerrada la puerta", se comentó desde la capital de los Estados Unidos.

    La fuente consideró que "aún se puede evitar el default antes del canje". Si esta tímida esperanza se desvaneciera, el país entraría en cesación de pagos, se ratificó. "No sería tan grave, aunque, por supuesto, complicaría el canje global", advirtió.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.