El Fondo Monetario no pidió una devaluación

El problema argentino es de tipo fiscal, dijo
(0)
7 de diciembre de 2001  

WASHINGTON.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) negó que esté presionando a la Argentina para alterar su régimen cambiario, como se especuló en las últimas horas en los mercados financieros.

El organismo dio ayer las razones por las que decidió postergar el desembolso de US$ 1264 millones al país mediante su vocero, Thomas Dawson, quien sostuvo que el principal problema que tiene el FMI con el programa argentino es "de carácter fiscal".

El funcionario desmintió en forma terminante que el Fondo estuviera negociando con el gobierno argentino una eventual devaluación o la dolarización total de la economía.

"Las conversaciones se enfocaron principalmente sobre la cuestión fiscal y no sobre el régimen cambiario", dijo.

Medidas "lamentables"

Dawson destacó que los objetivos en materia fiscal que la Argentina no pudo alcanzar fueron trazados por las propias autoridades locales. "La misión ha reportado a la gerencia y la gerencia llegó a la conclusión de que no es capaz, en esta etapa, de recomendar que se complete la revisión del programa, y creo que eso es razonablemente directo", agregó.

En los códigos del FMI, no completar la revisión de un programa es un eufemismo para decir que no efectuará el desembolso proyectado de un crédito.

El funcionario calificó de "lamentables" las medidas de control bancario adoptadas por el gobierno argentino, pero sostuvo que fueron adoptadas de la manera menos dolorosa posible cuando las autoridades pensaron que no había otra salida.

Dawson informó que en este momento el FMI no tiene previsto enviar una nueva misión a la Argentina, aunque confirmó que siguen los contactos con las autoridades del país.

"El programa abarca varios años y si se dieran las condiciones para completar la revisión, la gerencia recomendará al directorio ejecutivo completarla", sostuvo el vocero del FMI.

Pocas horas después de que el Fondo confirmara que no concretará el desembolso de US$ 1264 millones, que se iban a utilizar para el pago de vencimientos de la deuda de este mes, se conoció la decisión del Banco Mundial de congelar el envío de un préstamo por 650 millones de dólares.

Los fondos afectados corresponden a cuatro líneas de crédito que estaban programadas para el año fiscal 2002.

Uno de los préstamos estaba dirigido al gobierno nacional y los otros tres a las provincias de Catamarca, Santa Fe y Córdoba, según Chris Neal, vocero del Banco Mundial.

"El Banco Mundial sigue apoyando a la Argentina y queremos continuar haciéndolo para ayudar al país a salir de la crisis", indicó Neal, que especificó que el paquete de US$ 650 millones no ha sido suspendido definitivamente. En total, para 2002 está previsto el desembolso de US$ 2100 millones del Banco Mundial para la Argentina, de los cuales US$ 1500 millones no se verán afectados debido a que son fondos destinados a proyectos de inversión.

El funcionario del Banco Mundial explicó ayer que el envío de los US$ 650 millones que fueron congelados depende de que el Fondo llegue, finalmente, a un acuerdo con el gobierno de Fernando de la Rúa. "Las conversaciones continúan y pueden llegar a un acuerdo", arriesgó Neal.

También está pendiente el envío del otro préstamo por US$ 200 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En este caso, el primer desembolso se tiene que concretar a fines del primer trimestre de 2002.

Determinados créditos del Banco Mundial y del BID están condicionados a acuerdos del país receptor con el Fondo, que es el encargado de supervisar el desempeño macroeconómico de cada nación.

Proyectos por aprobar

El Banco Mundial y el BID contribuyeron con casi US$ 2500 millones cada uno al "blindaje" por US$ 40.000 millones comprometido hace un año, mientras que el FMI, que diseñó el paquete de ayuda, aportó cerca de US$ 14.000 millones. Además, fuentes del BID señalaron a EFE que los proyectos que se espera aprobar para la Argentina durante 2002 y 2003 ascienden a 3400 millones de dólares.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.