El foro de Davos criticó la falta de solidez institucional

Afirmó que hay una "aguda incidencia de la corrupción", pero destacó el alto crecimiento
(0)
29 de septiembre de 2005  

El Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) cuestionó con dureza al gobierno argentino por la falta de "solidez del entorno institucional" y exigió el respeto al derecho de propiedad, aunque elogió los avances registrados en la economía.

El Foro, reconocido por organizar la reunión anual de Davos, en Suiza, donde concurren varios líderes mundiales, empresarios y economistas, destacó que "claramente el Gobierno todavía debe enfrentar algunas grandes tareas, incluyendo la reducción de la deuda pública a niveles más sostenibles, el combate de la pobreza y de las inequidades en el ingreso y la aguda incidencia de la corrupción".

En el informe de competitividad mundial 2005-2006, el WEF indica que la Argentina exhibió una mejoría económica general durante el último año, con un avance del puesto 74 al 72 –sobre 117 países relevados–, aunque se ubica detrás de otros países de América latina, como Chile, Uruguay, México y Brasil.

Sobre nuestro país, el documento advierte que "los niveles de deuda pública permanecen altos y la Argentina sigue teniendo bajas calificaciones en aspectos relacionados con el entorno institucional para legislación y contratos, tales como derechos de propiedad (puesto 110), independencia del Poder Judicial (puesto 105) y en varias estimaciones sobre corrupción".

Augusto López Claros, economista jefe y director del Programa de Competitividad Mundial del WEF, advirtió que "el sector privado local sigue manifestando un profundo escepticismo acerca de la solidez del entorno institucional".

Más confianza

"Se debe realizar un importante esfuerzo para restaurar la confianza de la comunidad empresarial, fortaleciendo el rol del sector público en su papel como generador de buenas políticas y de reglas inteligentes y transparentes", indicó López Claros.

De todos modos, el informe del WEF, difundido ayer, afirmó que "es especialmente destacable la mejoría que se observa en el desempeño macroeconómico del país, en parte como reflejo de una reducción de los niveles inflacionarios, de una evolución de las perspectivas presupuestarias y un cambio en el ánimo de la comunidad de negocios".

En Davos 2005 no hubo presencia de importantes funcionarios argentinos, pese a que se organizó un almuerzo con un debate para analizar la situación del país, en el que participaron la directora ejecutiva del FMI, Anne Krueger, y una de las asesoras de confianza de Bush, Katherine Forbes. Pero sin duda todas las miradas se las llevaron las célebres actrices Angelina Jolie y Sharon Stone, cuyas conferencias de prensa fueron las más concurridas de todo el evento realizado en la nevada villa alpina.

El único que representó al Gobierno, aunque sólo estuvo un día, fue el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradía, mientras que la "defensa" del país quedó a cargo de los empresarios Eduardo Elsztain, Enrique Pescarmona y Sebastián Bagó, entre otros.

En este ranking, Finlandia continuó por tercer año consecutivo como la economía más competitiva del mundo y lideró las calificaciones. El segundo lugar correspondió a Estados Unidos, seguido por Suecia, Dinamarca, Taiwán y Singapur.

Chile, mejor que Francia

En América latina, Chile es el mejor ubicado, en el puesto 23° (descendió un lugar respecto del ranking anterior). En un hecho "sin precedente en todo el mundo, la diferencia que lo separa de la segunda economía de la región ha aumentado, pasando de 26 puestos en 2004 a 31 en 2005". A su vez, superó incluso a países europeos como Luxemburgo (25°), España (29°) y Francia (30°).

En tanto, México perdió este año su título de segunda economía más competitiva de la región –al caer siete puestos hasta el 55–, mientras que Uruguay quedó en el lugar 54. Por otro lado, Brasil retrocedió ocho lugares, hasta el puesto 65°. Tanto el retroceso de México como el de Brasil obedecen a "la sensible degradación de todos los indicadores que miden la calidad de las instituciones públicas".

Las calificaciones del WEF se obtienen de una combinación de datos disponibles públicamente para cada una de las economías estudiadas más los resultados de la Encuesta de Opinión Ejecutiva, una amplia evaluación realizada en conjunto con su red de entidades asociadas (institutos de investigación líderes y organizaciones de negocios) en los países abarcados por el informe. Para esta ocasión se consultó a unos 11.000 líderes de negocios en una cantidad récord de 117 países.

El cuestionario de la encuesta tiene como objetivo detectar un amplio rango de factores que afectan el entorno de negocios de una economía y que son "determinantes clave para el crecimiento económico sostenido", indicó el WEF.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?