El fracaso está de moda: lo que se puede aprender de proyectos que salieron mal

Un emprendedor puede encontrar las mejores enseñanzas en propuestas de otras personas que no prosperaron
Un emprendedor puede encontrar las mejores enseñanzas en propuestas de otras personas que no prosperaron
Andrés Hatum
(0)
19 de julio de 2017  

El lema de Fuckup Nights es aprender del fracaso
El lema de Fuckup Nights es aprender del fracaso Fuente: LA NACION

Es maravilloso poder participar de eventos donde la gente cuenta sus éxitos. Claro, el problema es que son pocos los que pueden hacer eso. Al terminar una charla donde alguien cuenta las bondades de su vida y lo exitoso de sus proyectos, se sale lleno de energía y motivación. Pero de vuelta al trabajo, se encuentra con los problemas de siempre que los comentaristas estrella no ayudaron a resolver.

La mirada del fracaso, por otro lado, permite ser más realistas ya que la mayoría tiene experiencia en fracasos emocionales o profesionales. Más aún cuando se trata de un emprendedor.

Fuckup Nights, el evento organizado por Hernán Schuster y Alejandra Marcote, le está dando una vuelta a la mirada del fracaso en los negocios a partir de casos de personas que han fracasado y capitalizaron bien ese aprendizaje.

Falta de visión de negocio y del contexto. Uno de los problemas de muchos emprendedores es enamorarse de su producto sin una mirada clara de lo que el negocio demanda y el contexto acepta. Gabriela Genovese, fundadora de Ideas Para Tu Cabeza, soñaba con hacer sombreros. "Yo me dije si hacés esta gorrita te vas a llenar de plata. Empecé a producir sombreros, pedimos plata a los clientes y las despachamos al campo, ya que creía que en el campo estaba el futuro. Me agarró la crisis del campo y las gorras no las pagó nadie. Luego me llaman de Cardón porque querían hacer una línea de sombreros. Compro afuera mercadería y veo a Guillermo Moreno en la TV indicando que no se puede entrar nada al país. Fracaso de nuevo." Genovese es clara en cuanto a su carencia de observar el contexto: "Cuando uno está ocupado con los problemas del día a día es muy difícil resolver rápido. Los riesgos están a la vista, el universo manda señales y hay que verlas". Hoy dejó los sombreros y fundó ThreeDo una plataforma que permite a cualquier persona, sin conocimiento sobre diseño ni experiencia, escanear y medir objetos para imprimirlos en 3D.

¿Soledad o Sociedad? Muchos emprendedores se preguntan es si es mejor lanzarse solos o en sociedad. ¿Qué sucede cuándo se confía en un socio pero las cosas no salen bien?. Santiago Pinto Escalier es cofundador de Bumeran y Motormax. Bumeran fue creciendo hasta que confrontó con sus socios: "Me peleé con un socio y me llegó un telegrama y me echaron de mi propia empresa. La 'L' de loser la tenía así de grande. Steve Jobs en su discurso a la Universidad de Stanford contó quele pasó lo mismo, el discurso se hizo famoso y pasé de ser un estúpido a ser cool.". El aprendizaje de Pinto Escalier fue doble: por un lado el trabajo con su ego; por otro el replanteo de lo que significa una sociedad. "Tuve que trabajar para que mi ego no me traicione y tuve sesiones con mi psicólogo. Respecto a tener socios, creo que sigue siendo mucho mejor tenerlos que estar solo. Estar solo es insoportable".

Los límites de la innovación. Muchos innovadores tienen problemas en sus empresas cuando encuentran resistencias a innovar. Pero otros, al innovar, traspasan el límite de la legalidad. Es lo que le sucedió a Federico Abad. Luego de pasar por Taringa! y Mercado Libre, Abad creó la página web gratuita para ver películas online Popcorn Time. Rápidamente ganó visibilidad tanto en los medios nacionales como internacionales y la página se convirtió en un éxito. Comenzó a decirse que era motivo de la baja de acciones de Netflix, y debido a los derechos de autorle trajo problemas con el FBI en los Estados Unidos. Sintiéndose presionado y paranoico, Abad decidió abandonar el proyecto. "Tuvimos que dar de baja el proyecto. La innovación va muy al límite de lo legal". "Cuando me bajé del proyecto, perdí el control. Me arrepiento de haberlo dejado. Y aunque no invertí dinero y no gané dinero, el proyecto me dio muchos amigos y contactos", explicó. Hoy Abad está intentando hacer el primer banco digital del país.

El proyecto que te desborda. Gabriel Fernández tenía una excelente carrera en una multinacional hasta que dejó todo para focalizarse en un emprendimiento: crear una versión local de Whole Foods, la cadena de supermercados que acaba de comprar Amazon. Su objetivo: instalar 100 locales. "El plan de negocios se veía espléndido en el Excel. Sin embargo, la realidad fue muy distinta. El barrio donde abrimos el primer local no era adecuado y nunca llegamos a ser más que una simple verdulería." Además de no lograr encontrar un factor diferencial, no tenían experiencia en gestión operativa de locales y mucho menos en venta de verduras. Sin ingresos suficientes para contratar empleados, todas las tareas operativas recaían en Fernández. Con picos de estrés y sin éxito, junto con su socio decidió cerrar el local. Este proceso le permitió identificar en qué era bueno y en qué no. Fernández volvió a trabajar en relación de dependencia. "Con la pasión no alcanza", reconoció.

La visión del fracaso. Fabiana García Lago es actriz. Trabajó en varias novelas como en Padre Coraje, Solamente vos", Sos mi vida o Malparida. García Lago nos permite una visión del fracaso de un lugar diferente al empresario y emprendedor. "Empecé a vender cosméticos Mary Kay. No vendí nada, ni un rouge, pero me empujaron a mi vocación, la actuación. El fracaso para los actores agudiza los sentidos. Cuando hice mi primera película gané mucha plata y me fui Europa con un amigo. Me gasté toda la plata y pensé que cuando volvía me esperaban mil proyectos. Al volver, no tenía nada. Fue inmadurez el escaparle al éxito. El fracaso es común para los actores pero el éxito es desconocido, una contra fobia" reconoció.

El autor es PhD y profesor de la UTDT

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.